CRISIS INDUSTRIAL

Piaggio anuncia el cierre definitivo de Derbi

La empresa italiana presentará un ERE para despedir a los 150 empleados de Martorelles al fracasar la venta a Giba

General Electric comunica al comité la clausura de una fábrica con 135 empleados en Sant Vicenç de Castellet

Protesta de trabajadores de Derbi el año pasado. JOSEP GARCIA

Protesta de trabajadores de Derbi el año pasado. JOSEP GARCIA

Se lee en minutos

ANTONI FUENTES / Barcelona

La industria catalana ha sufrido hoy dos nuevos mazazos que supondrán eldespido de 285trabajadores por elcierre de las fábricas deDerbi en Martorelles y deGeneral Electric en Sant Vicenç de Castellet. La compañía italianaPiaggio ha anunciado hoy al comité la presentación de unexpediente de regulación de empleo (ERE) para cerrar definitivamente la histórica factoría de motos tras fracasar la negociación que mantenía con el grupo suizoGiba con el fin de vender una parte de los activos y asumir algunos trabajadores.

El sindicatoCCOO ha lamentado que Giba haya dado marcha atrás en su intención de fabricar buggys en las instalaciones de Martorelles, en las que trabajan todavía unos 150 empleados, y ha anunciado que velará por el incumplimiento del último acuerdo firmado con Piaggio. En ese pacto se establecían unas indemnizaciones por despido de 45 días de sueldo con un máximo de 42 mensualidades y una paga lineal de 5.000 euros más para los trabajadores que no fueran recolocados.

Te puede interesar

Un portavoz de Giba ha indicado que el proyecto continúa adelante aunque no en Martorelles, sino en una fábrica de Santa Oliva (Baix Penedès) que "se adapta mejor" a las necesidades de producción y está situada cerca de las instalaciones de homologación de vehículos de Idiada. Giba, que acaba de aprobar la compra de la planta tarraconense, mantiene negociaciones con Piaggio para adquirir motores y componentes al fabricante italiano. 

Además, la multinacional norteamericana General Electric, a través de su filial Power Controls, ha comunicado también su intención de cerrar la planta de Sant Vicenç de Castellet, en la que trabajan 135 personas. CCOO ha denunciado que se trata de una "deslocalización" de la producción ya la la firma tiene beneficios.