La Generalitat cierra con un déficit del 2,3% del PIB, frente al 1,5% fijado

El 'conseller' Mas-Colell dice que la mitad de los números rojos respecto a lo comprometido se debió a medidas e incumplimientos del Estado

Afirma que el desfase entre ingresos y gastos del 2012 es inferior en 1,69 puntos al del 2011

1
Se lee en minutos
AGUSTÍ SALA / FIDEL MASREAL / Barcelona

La Generalitat incumplió el año pasado con el objetivo de cerrar el ejercicio con un déficit del 1,5% del producto interior bruto (PIB) y lo hizo en el 2,30%. Y eso a pesar de la concesión de Aigües Ter Llobregat (ATLL) a un consorcio encabezado por Acciona, un proceso enmarañado actualmente en los tribunales; y la gestión de los túneles de Vallvidrera y Cadí al banco brasileño BTG Pactual y Abertis. En términois absolutos, el desfase entre los gastos y los ingresos fue de 4.503 millones de euros.

El déficit sin contabilizar el pago de intereses fue del 1,42%. Con respecto al año anterior, se ha pasado del 3,99% al 2,30%. El 'conseller' de Economia, Andreu Mas-Colell, ha atribuido la mitad de estos números rojos con respecto al 1,5% comprometido a medidas del Estado que no han dado los frutos anunciados, así como a incumplimientos.

Noticias relacionadas

Los gastos no financieros, con un total de 23.603 millones, se redujeron el año pasado 5,8%. La suma de los presupuestos de Salut, de Ensenyament y Benestar se redujo el 6,9%, frente al 7,6% del resto, según ha dicho Mas-Colell en la rueda de prensa posterior al Consell Executiu en la que también han intervenido el 'president' Artur Mas y el 'conseller' de la Presidència, Francesc Homs.

Mas-Colell ha explicado que las medidas de ajuste en sanidad, enseñanza y dependencia decididas por el Estado aportaron 143 millones, en lugar de los 1.009 millones presupuestados y los 1.500 que estimó el Gobierno central. Este tipo de medidas provocaron que el déficit, en vez de ser del 1,8% haya sido del 2,3% del PIB. Según las estimaciones del Ejecutivo catalán, el menor impacto de las medidas del Estado, así como incumplimientos de la Administración central han supuesto el 0,77%, la mitad del déficit comprometido para el 2013.