El FMI reconoce que subestimó el efecto de la austeridad sobre el desempleo

Olivier Blanchard, economista jefe del Fondo, calculó un coste de medio euro por cada euro recortado cuando ha acabado siendo de 1,5

El economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI), Olivier Blanchard, en septiembre del 2011.

El economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI), Olivier Blanchard, en septiembre del 2011. / STEPHEN JAFFE / IMF HANDOUT (EFE)

Se lee en minutos

ElFondo Monetario Internacional (FMI) reconoce en un informe que algunos de sus pronósticossubestimaron losefectos de las medidas de austeridad en eldesempleo y elcrecimiento del producto interior bruto (PIB).

El documento, firmado por el economista jefe del Fondo,Olivier Blanchard, y Daniel Leigh, concluye en uno de sus puntos: "Hemos encontrado que los realizadores de pronósticos subestimaron significativamente elincremento en el desempleo y la caída en el consumo privado y la inversión asociados a la consolidación fiscal".

El informe, publicado este jueves, analiza el efecto de los "multiplicadores fiscales", que estiman la capacidad de una economía en recesión para hacer recortes de gasto y subidas de impuestos en el corto plazo con la esperanza de conseguir una recuperación rápida.

Por ejemplo, se podrían dar casos eneconomías avanzadas, como las europeas, en las que un euro de consolidación fiscal suponga una pérdida de más de un euro en el PIB del país, cuando en algunos casos se estimó que esta pérdida sería de la mitad, lo que justificaba unfuerte ajuste para reconducir la economía.

Cambios en las evaluaciones

En un comentario remitido a Efe por correo electrónico, Blanchard reconoce que elFMI hará cambios en la manera en que evalúa la necesidad de laausteridad en economías desarrolladas como las de Europa, donde algunos países en crisis no están obteniendo los resultados esperados pese a las medidas de consolidación. "En algunos países hemosrevisado nuestros pronósticos para reflejar ésta y otras investigaciones. Por ejemplo, en Portugal hemos relajado los objetivos de déficit", indica Blanchard.

El documento, altamente técnico, desarrolla una preocupación que ya apuntó el Fondo en su Informe de Perspectivas Económicas Globales en octubre del año pasado, en el que reconocía que elefecto multiplicador de los recortes ysubidas de impuestos era másnegativo de lo esperado en economías desarrolladas durante la recaída de la crisis.

Según una portavoz del Fondo, el documento de trabajo señala que los pronósticos sobre el efecto de la austeridad han demostrado no ser tan fiables en el segundo estadio de la crisis económica, en comparación con los primeros estadios en el 2009 y el 2010.

País a país

Noticias relacionadas

Esto también incluye los análisis realizados por otros organismos que evalúan elimpacto de las reformas, como la Comisión Europea o la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico. No obstante, el FMI indica en este último informe que sus conclusiones "no implican que la consolidación fiscal no es deseable". Según el Fondo, cada país debe diseñar su postura sobre elajuste fiscal no solo pensando en el corto plazo, sino con una estrategia más compleja.

"Los efectos a corto plazo de la política fiscal en la actividad económica son solo uno de los muchos factores que se deben considerar para determinar el ritmo adecuado de consolidación fiscal en un país", concluye el documento. "Si miramos a la crisis, los efectos (de la austeridad) son diferentes ahora en comparación con el 2009 y el 2010", indicó la portavoz del Fondo, que recuerda que estas conclusiones son aplicables aeconomías desarrolladas en apuros.