De Cabo y su cocina de 110 metros

La policía no había visto otra mansión parecida a la casa de Ángel de Cabo, testaferro de Díaz Ferrán, con una cocina grandiosa que ocultaba varios zulos con documentos y un millón de euros

Imágenes de archivo de Ángel de Cabo (izquierda) y Gerardo Díaz Ferrán.

Imágenes de archivo de Ángel de Cabo (izquierda) y Gerardo Díaz Ferrán. / EFE

Se lee en minutos

por MARGARITA BATALLAS

Era oro todo lo que relucía y mucho más. La policía no había visto una cosa igual ni siquiera en las películas y es que el liquidador de empresasÁngel de Cabo ha saltado a la fama al romper todos los esquemas. De momento, tiene en su haber la fianza más alta de la historia judicial (50 millones de euros) para salir de la cárcel y una casa "espectacular" con una cocina de 110 metros cuadrados, decorada con leonas de bronce, que escondía varios zulos que los agentes tardaron horas en localizar y en los que hallaron un millón de euros contantes y sonantes y valiosa documentación. Pero ya se sabe que el que acumula tantos bienes no gana amigos sino más bien lo contrario y sus empleados han dado buena muestra de ello.

Fuentes de la investigación explican que los trabajadores de la organización que De Cabo montó para quedarse con empresas en crisis "para su propio beneficio personal", como le acusa el juez Eloy Velasco, no querían mucho a su patrón porque les hacía la vida imposible. Y algo de cierto debe de haber, porque los agentes no tuvieron muchos problemas para hacerse con material muy comprometido contra el liquidador de empresas cuando registraron el pasado lunes sus oficinas.

Noticias relacionadas

Como quien no quiere la cosa, en la pantalla de un ordenador apareció una hoja de cálculo en la que se reflejaban todas las cantidades que De Cabo había pagado al expresidente de laCEOEGerardo Díaz Ferrán. Suena a venganza, y su secretaria, a la que hizo ocultar documentación, dinero y cheques bancarios por un importe de casi 700.000 euros en su casa y hasta en su coche, explicó al juez que su jefe era de esos que decían sin inmutarse: "Haz lo que te digo o si no a la puta calle".

>> Lea la información completasobre Ángel de Cabo en e-Periódico.