INVESTIGACIÓN JUDICIAL EN TORNO AL GRUPO MARSANS

Prisión eludible bajo fianza de 30 millones de euros para Díaz Ferrán

El expresidente de la CEOE está acusado de ocultar bienes para evitar pagar a los acreedores de Marsans

El juez fija 50 millones de euros, la mayor fianza impuesta hasta el momento, para el propietario de Nueva Rumasa y Marsans, Ángel de Cabo

Diaz Ferran y Ángel Cabo llegan a la Audiencia Nacional para ser interrogados. / ATLAS

1
Se lee en minutos
MARGARITA BATALLAS / Madrid

El juez de la Audiencia NacionalEloy Velasco ha decretado este miércoles prisión para el propietario deNueva Rumasa y Marsans, Ángel de Cabo, eludible bajo una fianza de 50 millones de euros, la mayor fijada en España hasta el momento.

El juez había impuesto anteriormente una fianza de 30 millones de euros al expresidente de la CEOEGerardo Díaz Ferránpara eludir su ingreso en prisión. El empresario espera que sus familiares le ayuden a reunir el dinero, ya que él se ha declarado insolvente en los procesos de quiebra de sus empresasMarsansy Air Comet.

El magistrado ha tomado esta decisión, a pesar de que el fiscal Daniel Campos había solicitado prisión incondicional. La policía ha informado de que el empresario había realizado movimientos "sospechosos" en los últimos días antes de su detención.

El liquidador Cabo

Díaz Ferrán ha declarado durante 45 minutos ante el juez, aunque su declaración se ha prolongado por un fallo en la grabadora que recogía sus declaraciones. Fuentes jurídicas han explicado que durante su comparecencia, el empresario ha negado todas las imputaciones y ha explicado que vendió su empresas "por la crisis económica" y que las adquirió el liquidadorÁngel de Caboal que no conocía de nada.

Noticias relacionadas

También ha asegurado que desconocía lo que había hecho este detenido tras la venta. El fiscal también ha solicitado prisión incondicional para él y para su mano derecha, Iván Losada.

Ladetención de Díaz Ferrán y otras ocho personasse llevó a cabo el pasado lunes en el marco de laoperación Mercurio. Están acusados de blanqueo de capitales, insolvencia punible y alzamiento de bienes. Fuentes de la investigación han explicado que los imputados ocultaron sus bienes por un importe, al menos de 50 millones de euros, para eludir pagar a los acreedores a los que adeuda 400 millones de euros.