LA CRISIS EN LA ZONA EURO

Guindos mantiene la incertidumbre sobre el rescate de España

El ministro afirma que es "una cuestión muy sensible" y que está acumulando información sobre sus implicaciones

El Gobierno se suma a otros 10 países europeos para crear una tasa sobre las transacciones financieras

Luis de Guindos habla con el ministro de finanzas sueco antes del Consejo de Ministros de Economía y Finanzas de la UE en Luxemburgo.

Luis de Guindos habla con el ministro de finanzas sueco antes del Consejo de Ministros de Economía y Finanzas de la UE en Luxemburgo. / JOHN THYS AFP

1
Se lee en minutos
ELISEO OLIVERAS / Luxemburgo (enviado especial)

El ministro de Economía,Luis de Guindos, ha mantenido la incertidumbre sobre si España va a pedir o no el rescate financiero de la eurozona para desencadenar una intervención delBanco Central Europeo (BCE) en apoyo a la deuda pública española para hacer bajar la prima de riesgo.

La decisión de pedir el rescate "es una cuestión extremadamente importante y extremadamente sensible", ha afirmado De Guindos al acabar el Consejo de Ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (UE) en Luxemburgo. "Hay que tener en cuenta una serie de factores tanto para España como para el conjunto de la eurozona", ha precisado el ministro.

"El Gobierno tomará la mejor decisión para laeconomía española y para el conjunto de la eurozona", ha añadido De Guindos. "Hay que tener en cuenta las implicaciones para España y para el conjunto de la eurozona", ha insistido el ministro. "El Gobierno está acumulando información sobre estas implicaciones" y después tomará una decisión, ha precisado De Guindos.

Tasa sobre las transacciones financieras

España, por otra parte, ha anunciado que se suma a la iniciativa de otros 10 países de la UE de crear unatasa sobre las transacciones financieras que gravará la compra y venta de acciones, bonos y productos derivados.

Noticias relacionadas

España, Italia, Estonia y Eslovaquia se han sumado durante el Consejo de Ministros europeo a la iniciativa de Alemania, Francia, Bélgica, Portugal, Eslovenia, Austria y Grecia de crear esta tasa en un grupo de países europeos ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo a Veintisiete para instaurarla dada la oposición de Gran Bretaña, Irlanda, Polonia, Suecia y Chipre, entre otros.

La tasa gravará la compra y venta de acciones con el 0,1% del valor de la transacción y con el 0,01% en el caso de los productos financieros derivados.