PRESUPUESTO DEL ESTADO PARA EL AÑO QUE VIENE

Las pensiones y la deuda hipotecan las cuentas del 2013

Los intereses suben el 33,8% y absorben buena parte de los 13.000 millones de ajuste

El mayor pago a acreedores iguala la subida del IVA y el recorte de los ministerios

Se lee en minutos

PABLO ALLENDESALAZAR / MADRID
AGUSTÍ SALA / BARCELONA

Los Presupuestos del Estado para el 2013 que ayer presentó el Gobierno son un reflejo de la situación económica de España: absoluta excepcionalidad. El brutal incremento de la deuda que emite el Estado para financiar el déficit y la fuerte alza del gasto en pensiones, sumados a las imposiciones europeas de recortes, tienen atado de manos al Ejecutivo.

No son, con todo, las cuentas más austeras. Ese triste récord le corresponde a las de este año, en las que el ajuste fue de 27.300 millones de euros, mientras que el del próximo será de unos 13.000 millones. Todo ello para cumplir con los socios comunitarios y lograr que el déficit del Estado pase del 4,5% en que el Gobierno asegura que acabará este año al 3,8% comprometido para el 2013 (son unos 700 millones menos, pero el ajuste ha de ser mayor por la continuada caída de la economía).

Los intereses de la deuda son el capítulo que más crecerá. El peso de esta sobre el PIB superará «claramente» el 80% (cerró en torno al 75,9% el primer trimestre), lo que supondrá un alza de pagos a acreedores del 33,8%, hasta 38.590 millones. Son casi 10.000 millones más que en el 2012 y esta subida absorbe buena parte del ajuste e iguala el alza de la recaudación del IVA y el recorte al gasto de los ministerios. El aumento responde al mayor volumen de deuda, no a intereses, que Hacienda ha calculado que seguirán igual aunque «no se resigna a no bajarlos».

MÁS A LA SEGURIDAD SOCIAL / La decisión del Gobierno de que las prestaciones no contributivas se paguen con los presupuestos y de elevar las pensiones un 1% (más la inflación de noviembre, salvo cambio de última hora) también tiene impacto. La aportación a la Seguridad Social se dispara el 74,9%, hasta los 15.554 millones. Además, el Estado tendrá que recurrir por primera vez a la hucha de la pensiones (el fondo de reserva) con 3.063 millones para pagar jubilaciones. El importe total de esta reserva es de unos 69.000 millones.

Los ingresos del Estado crecerán en 3.123 millones, hasta los 124.044 millones. Las fuertes subidas de impuestos aprobadas por el Gobierno (IVA, IRPF...) deberán compensar el efecto de que la economía continuará en recesión (0,5% de caída, según el Gobierno), si bien el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se mostró convencido de que será el último ejercicio en declive. El mayor alza se dará en el IVA, que aportará 6.364 millones más que en el 2012 pese a la prevista caída del consumo. Los impuestos especiales darán 1.428 millones más, lo que anticipa la aprobación de impuestos verdes y el aumento del de hidrocarburos para armonizarlo con Europa.

Montoro subrayó que las medidas fiscales que entrarán en vigor en enero aportarán 4.375 millones. Se incluyen novedades: un gravamen del 20% para los premios de loterías y sorteos que superen los 2.500 euros (824 millones de recaudación), una tasa del 5% para las empresas que actualicen sus balances (300 millones) y la prórroga del impuesto sobre el patrimonio (700 millones).

El gasto del Estado ascenderá un 5,6% y 8.933 millones, hasta 169.775 millones (164.822 millones excluidos algunos efectos contables, que restados a los 124.044 millones de ingresos dan un déficit de 40.778 millones: el 3,8% del PIB). Para compensar la subida de los intereses y las pensiones, el gasto de los ministerios caerá en 3.883 millones, hasta 39.722 millones, el 8,9% menos. En julio se había anunciando una rebaja del 12,2%.

El ajuste más fuerte, con todo, es el que se anunció en julio sobre la prestación de paro (5.746 millones de ahorro, parte del cual se computa ya en el 2012). Además, los funcionarios verán congelado su sueldo un año más, aunque recuperarán la paga de navidad.

Te puede interesar

CARTAS EN LA MANGA / Las alzas de impuestos permitirán al Estado ingresar 120.921 millones este año, lo que le da un colchón de 1.688 millones para imprevistos con el déficit. Montoro, de hecho, aseguró que el conjunto del Estado cumplirá este ejercicio «sí o sí» su compromiso de reducir el desfase de las cuentas públicas del 8,9% al 6,3%.

El titular de Hacienda y Administraciones Públicas también defendió la previsión de caída de la economía del Gobierno para el 2013, mucho más optimista que la del mercado. «No es que un Presupuesto nazca de un escenario económico, sino que trata de influir en él», justificó. Además de las pensiones y la deuda, la única partida que subirá serán la de becas.