Ahorrar y recaudar

Balón de oxígeno para el sector del automóvil con otro plan Prever

Vehículos estacionados, ayer, en L’Hospitalet.

Vehículos estacionados, ayer, en L’Hospitalet. / ELISENDA PONS

Se lee en minutos

X.PÉREZ / A.FUENTES

El Plan de Incentivos al Vehículo Eficiente (PIVE) aprobado ayer permitirá maquillar uno de los balances más catastróficos de la historia del automóvil en España. El nuevo plan tiene una dotación presupuestaria de 75 millones de euros y está destinado a financiar con una media de 2.000 euros (mil euros llegan del Estado y el resto lo ponen las marcas) la adquisición de vehículos (75.000 como máximo) que cumplan con el calificativo de eficiencia A o B y cuyo precio excluyendo el IVA no supere los 25.000 euros.

Los vehículos eléctricos puros (como el Nissan Leaf, entre otros) y los de autonomía extendida (tipo Chevrolet Volt) no se verán afectados por esta limitación de precio inicial.

Uno de los requisitos para la concesión de la ayuda es que el comprador entregue un coche de al menos 12 años de antigüedad o una furgoneta con diez. El PIVE arrancará el lunes y finaliza el 31 de marzo del 2013 o hasta el agotamiento de los fondos.

La noticia ha pillado a todos los dirigentes de las marcas en España en pleno Salón del Automóvil de París. La ayuda ha sido valorada positivamente, aunque el importe dista de lo solicitado por los fabricantes, que negociaban sobre una cifra de unos 220 millones de euros.

Te puede interesar

Los responsables de las marcas creen que «se trata de un plan muy positivo que va a quitar de las carreteras españolas vehículos contaminantes y poco seguros», afirma Jacques Pieraerts, presidente de Toyota España. «Es una buena noticia aunque aprovecharía para pedirle al Gobierno que instrumentalice un sistema de pago rápido a los concesionarios de la parte de mil euros estatal porque las concesiones tienen una tesorería muy tensa».

Desde Volkswagen, su director, Francisco José Pérez Botello, confió en que el plan «ayude a minimizar el impacto de crisis que vive el sector, uno de los más importantes en el PIB español. Todo lo que sea ayudar a mejorar las ventas y así impedir que siga cayendo el empleo nos parece positivo».