AVANCES EN ROBÓTICA

De las casas a Fukushima

iRobot limpia los hogares españoles con el aspirador robótico Roomba y el friegasuelos Scooba H La compañía también desarrolla robots militares que actúan en zonas de conflicto

En acción 8 El iRobot 310 SUGV, diseñado para manipular explosivos.

En acción 8 El iRobot 310 SUGV, diseñado para manipular explosivos. / EL PERIÓDICO

2
Se lee en minutos
JOSEP M. BERENGUERAS
BERLÍN / ENVIADO ESPECIAL

España es una potencia mundial en robots. Al menos, en el uso de los mismos, pues es el país con más robots-aspiradora domésticos por habitantes del mundo, según datos de iRobot. Esta afirma de EEUU celebra este mes el décimo aniversario de Roomba, su robot doméstico más famoso: un autómata de forma circular acostumbrado a barrer el suelo de miles de casas automáticamente mientras sus dueños se encuentran fuera del hogar. Pero, más allá del aspirador, la compañía desarrolla robots militares que, por ejemplo, entraron en la central nuclear de Fukushima o recogieron muestras tras la erupción submarina de El Hierro.

La firma nació en 1990 en el seno del Instituto de Tecnología de Massachusetts. Rodney Brooks, Colin Angle y Helen Greiner decidieron crear IS Robotics, cuyo plan de negocio se basaba en la exploración del espacio por parte de robots. Comenzaron a trabajar con la NASA, los contratos fluyeron, y la misma empresa empezó a desarrollar otros proyectos de robótica en un mercado en verdadero auge.

En 1997 la empresa dio su particular gran paso tras presentarse a concurso del Departamento de Defensa de EEUU: fue el germen de los robots que, llegado el momento, se utilizarían para buscar supervivientes en las ruinas del World Trade Center y del Pentágono el 11 de septiembre del 2001 y en tareas de desactivación de bombas en Irak y Afganistán, explorarían superficies terrestres o marítimas tras catástrofes diversas... Pero, al mismo tiempo, iRobot, comenzó a aplicar sus conocimientos para conquistar otro mercado: el del hogar.

Noticias relacionadas

«En el fondo no son mercados tan distintos en el sentido de que aprovechamos las tecnologías que desarrollamos tanto en el campo militar como en el del hogar», explica el mánager general de robots del hogar de iRobot, Marc Dinee. Tras el éxito del robot-aspirador doméstico Roomba, la firma lanzó el robot friegasuelos Scooba. «Fuimos los primeros y, por mucho que nos copien, vamos un paso por delante. Por ejemplo, el Scooba es el único que separa el agua limpia de la sucia», asegura.

La compañía continúa desarrollando sus robots para el hogar, y Dinee cree que, en el futuro, habrá otros aparatos similares que desarrollen otras tareas. «Trabajamos día a día. Tenemos claro que se podrá hablar con los robots domésticos desde los dispositivos móviles, que los robots interactuarán entre ellos y que incluso serán proactivos: aprenderán cuándo deben activarse. Pero, siempre, sin olvidar que lo más importante es que hagan bien su función: limpiar».