Comparecencia en el Congreso

Rato exculpa al Gobierno y achaca a Ordóñez y la recesión la debacle de Bankia

El exvicepresidente del Ejecutivo de Aznar asegura que el exgobernador le forzó a fusionarse con Bancaja

Rato da explicaciones en el Congreso sobre Bankia.

Rato da explicaciones en el Congreso sobre Bankia. / DAVID CASTRO

3
Se lee en minutos

Rodrigo Rato, presidente de Bankia hasta que hace unas semanas le hizo dimitir el Gobierno, ha exonerado al Ejecutivo de Rajoy de toda responsabilidad en la debacle de la entidad nacionalizada y ha culpado de la caída del cuarto banco español a un deterioro de la economía mayor del previsto y a la gestión del exgobernador del Banco de España Miguel Ángel Fernández Ordóñez . "Creo, lo creía entonces y lo creo ahora, que hice lo correcto", ha mantenido.

Durante su comparecencia en la Comisión de Economía del Congreso, el exvicepresidente del Ejecutivo en tiempos de Aznar ha defendido que tiene la "conciencia de haber hecho las cosas bien" y ha subrayado que durante su mandato el banco se saneó "sin coste para el contribuyente", por más que el grupo recibió 4.465 millones de euros en préstamos del Estado.

La mayoría de sus dardos han ido a parar a Fernández Ordóñez. Rato ha destacado que el 2 de junio del 2010 el gobernador le llamó a su despacho, donde también estaban el presidente de Bancaja, José Luis Olivas, y el subgobernador, Javier Aríztegui. "Nos pidió que Bancja se incorporase al SIP (intrumento de la fusión de Caja Madrid con otras cinco pequeñas cajas) y que lo negociaramos rápidamente", ha acusado.

"Controlado"

El exdirector gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) también ha subrayado que el Banco de España le "tranquilizó sobre la situación de Bancaja y el riesgo de la entidad". Asimismo, destacó que el informe encargado a la auditora Deloitte no puso de relieve peligros adicionales a los detectados por el supervisor. "Todo el proceso estuvo controlado por el regulador y auditado por firmas de prestigio", ha mantenido.

Rato ha añadido que Bankia quiso hacer al cierre del 2010 un saneamiento superior al que el Banco de España le había "requerido". Y subrayó que los inspectores de la institución pública les envió una carta a los consejos de las siete cajas que formaron el grupo para explicarles su situación real, una misiva que hizo que "todo el equipo profesional le hizo sentirse confortable".

Salida a bolsa forzada

Sobre la polémica salida a bolsa, ha mantenido que el Gobierno socialista no le dejó otra alternativa, al elevar los requisitos de capital, y ha subrayado que el Banco de España le obligó a colocar más capital en el mercado de lo que el banco tenía previsto incialmente. "Tanto el Gobierno como el Banco de España nos trasladaron su preocupación sobre el impacto que tendría en la imagen de España que la operación no saliera", ha revelado.

Rato también ha subrayado que tenía adelantado un plan de saneamiento para reflotar Bankia que no pudo llevar a cabo porque las "autoridades no lo compartían". Un plan que respondía, ha dicho, "al deterioro de la situación económica, en ningún caso desde luego a la gestión del grupo".

Noticias relacionadas

El exalto cargo del PP no ha deslizado ninguna crítica al Gobierno, e incluso ha dado una versión que niega que fuera obligado a dejar el cargo por la presión del ministro de Economía, Luis de Guindos. "En una situación como la actual hace falta un diálogo fluido con las autoridades. No quise presentar ningún enfrentamiento"; ha asegurado.

El expresidente manifestó que el pasado 4 de mayo presentó un plan al Ministerio de Economía y Competitividad que requeriría unos 6.000 millones de euros, frente al plan presentado por el nuevo presidente, José Ignacio Goirigolzarri, que alcanza los 24.000 millones. "Este plan nunca fue aprobado", se lamentó el exvicepresidente económico del Gobierno.

Temas

Bankia