CLAVES DE UNA MEDIDA COMPLEJA

¿En que consiste el rescate del sector financiero?

Europa dispone de mecanismos para atajar la crisis de entidades financieras para evitar un contagio a todo el área del euro

Se lee en minutos

El rescate europeo del sector financiero de un país en Europa está previsto por la Unión Europea desde julio del 2011. La cumbre del 21 de julio de jefes de Estado y de Gobierno decidió flexibilizar el uso de dos mecanismos de rescate para solventar futuras crisis bancarias que pudieran desequilibrar la economía comunitaria en su conjunto.

¿Cómo se financia el rescate?

Europa tiene dos vías previstas para salir al rescate de países y entidades en apuros.. Uno de ellos, que está en vigor, se denomina Facilidad Europea de Estabilidad Financiera (FEEF), de tipo temporal, cuya vigencia se extiende hasta mediados del 2013. El otro es el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), el fondo de rescate permanente. La entrada en vigor del MEDE está prevista para el 1 de julio. El dinero de estos fondos proviene de aportaciones de los países y del endeudamiento gracias a los avales.

¿De qué manera llega el dinero a las entidades?

El FEEF ha publicado unas pautas sobre la forma de afrontar el pago de esas ayudas, pero hasta ahora no se ha efectuado ningún rescate concreto a entidades en apuros. Sí ha habido recapitalizaciones de las entidades canalizadas a través de los programas de rescate integrales a países en el caso de Grecia, Irlanda y Portugal. El objetivo de esas aportaciones de liquidez es limitar el contagio de las tensiones financieras de determinadas entidades al conjunto de bancos de la eurozona, garantizando la capacidad de los Gobierno de financiar la recapitalización de las entidades financieras a costes razonables.

¿Qué países pueden beneficiarse de esta ayuda?

Se aplica a los estados que no están bajo un programa de ajuste macroeconómico tutelado por la UE, ya que éstos ya disponen de recursos para financiar los problemas de las entidades financieras. Portugal ha recibido unos 12.000 millones, mientras que Irlanda ha recibido 35.000. El FEEF no puede hacer préstamos directamente a las instituciones financieras, lo que hace es remitir esos recursos a los estados y que ellos determinen el organismo adecuado para gestionar o destinar la ayuda a quien la necesite.

¿Deberá España cumplir determinadas exigencias para recibir un rescate?

Lo que se esperaba hasta ahora es que España podría escapar de condiciones estrictas de política económica, como las impuestas a Grecia, Portugal o Irlanda. Es lo que se consideraba un rescate suave, pero las normas también mencionan que el país beneficiario debe demostrar que su política presupuestaria es sólida y que puede devolver los fondos europeos, que estará sujeto a “continua vigilancia” y que además estará obligado a cumplir plenamente las recomendaciones europeas para reducir su déficit. En cualquier caso, el margen de política económica se reducirá, ya que siempre habrá observadores para velar por el buen uso de los recursos y la óptima gestión de las entidades apoyadas.

¿Cuál es el procedimiento de solicitud?

La solicitud debe ser potestad del Estado que la recibe, como principio democrático insoslayable. y el control de este instrumento tiene que ser más ágil que en el caso de un programa de ajuste macroeconómico con el fin de aumentar la velocidad de financiación, así como para reflejar el carácter sectorial del préstamo. La petición debe ser hecha por el Gobierno del Estado miembro al presidente del Eurogrupo. Esto será seguido por una evaluación independiente presentada por la Comisión en coordinación con el Banco Central Europeo, y en su caso, con la correspondiente autoridad de supervisión europea (en este caso, la Autoridad Bancaria Europea).

Noticias relacionadas

¿Qué papel juegan las auditorías?

Expertos independientes son los encargados de valorar las necesidades de capital de las entidades. Estos expertos analizan las cuentas y estudian si las valoraciones realizadas de determinados activos se ajustan a la realidad. Las firmas de consultores Oliver Wyman y Roland Berger han sido las encargadas de hacer una primera valoración y se espera que otras cuatro grandes auditoras hayan hecho un análisis más profundo antes de finales de julio. En ese análisis, se comprueba que la información dada se compruebe documentalmente de manera estadística en determinadas operaciones para comprobar que no se han utilizado operaciones ficticias.