DEBATE EN EL CONGRESO DE LOS PRESUPUESTOS

El tono burlón de Montoro

El ministro se ha mostrado despreciativo y altanero en algunos momentos del debate

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, gesticulando durante el debate en el Parlamento este miércoles.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, gesticulando durante el debate en el Parlamento este miércoles. / ANDREA COMAS (REUTERS)

2
Se lee en minutos
PILAR SANTOS / Madrid

Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, fue en su otra vida profesor de universidad, una faceta que durante estos dos días de debate en el Congreso ha sabido esconder.

La actitud didáctica y tranquila que se les supone a los maestros ha perdido la batalla frenteal tono despreciativo y altanero que él ha exhibido en algunos episodios del debate sobre los Presupuestos. Montoro, sabedor de que sus cuentas públicas iban a ser aprobadas de todas maneras gracias a la mayoría absoluta con la que cuenta el PP,se ha mostrado especialmente arrogante con todas las fuerzas políticas con una excepción clara, CiU,a cuyos diputados intentó ganarse, sin éxito, para que apoyaran los Presupuestos.

El ministro empezó su intervención inicialacusando directamente a las comunidades del déficit público, un mensaje que iba dirigido a los gobernantes autonómicos pero también a los mercados y algunos socios europeos que miran con recelo el modelo territorial español por considerarlo responsable de la mala gestión de las cuentas públicas. "El Gobierno, en ejercicio de las atribuciones que le otorga la Constitución y la nueva ley de estabilidad presupuestaria, ejercerá la capacidad de prevenir, supervisar, penalizar e intervenir a las comunidades que no puedan cumplir por sí mismas los objetivos de déficit", amenazó desde la tribuna del Congreso.

Frente a Alfredo Pérez Rubalcaba, líder del PSOE,se mostró burlón por proponer el portavoz que el Gobierno pida a Bruselas que se pueda aflojar el ritmo de los ajustes para no ahogar el crecimiento. Montoro desprecia esta idea, aunque algunos dirigentes europeos de izquierdas y cada vez más analistas defienden. De hecho, el propio Gobierno relajó los compromisos hechos para este año ante la Unión Europea, cuando decidió, en un primer momento, que el déficit del 2012 se cerraría en el 5,8% del PIB y no en el 4,4%.

"Muy social, muy social...", se mofó el ministro cuando denunciando la "herencia" del PSOE le recordó a Rubalcaba el recorte del sueldo de los funcionarios aprobado por José Luis Rodríguez Zapatero.

España y la Edad Media

Noticias relacionadas

Esta actitud burlona de Montoro aumentó cuando tuvo que debatir frente a los representantes de ERC e ICV. El titular de Hacienda despreció sus enmiendas a la totalidad porque, a su juicio, tienen "visiones aisladas y parceladas". Estas dos formaciones, según Montoro, no tienen autoridad moral después de haber dejado "facturas en el cajón", en referencia a su gestión en el gobierno tripartito en Catalunya.

"No es el momento de escuchar discursos pequeños o aislacionistas (...) ni qué hay de lo mío", aseguró Montoro, que añadió que España no se puede mostrar ante Europa como una "isla con brotes nacionalistas". "Hemos superado la Edad Media", añadió.