ESTRATEGIAS EMPRESARIALES EN EL SECTOR AÉREO

Lufthansa ahorra en Berlín

La aerolínea alemana contratará por primera vez personal de cabina externo para reducir los costes

El futuro aeropuerto de la capital germana servirá como base de pruebas

Mejora 8 Instalaciones del nuevo aeropuerto de Berlín.

Mejora 8 Instalaciones del nuevo aeropuerto de Berlín. / GUENTER WICKER

Se lee en minutos

SÒNIA GUTIÉRREZ
BERLÍN ENVIDA ESPECIAL

Las grandes aerolíneas están moviendo ficha ante la presión de las compañías de bajo coste. En España, Iberia acaba de estrenar su filial Iberia Express. Y en Alemania, Lufthansa ha optado por la fórmula de contratar personal externo a través de una compañía de trabajo temporal. La aerolínea alemana usará como banco de pruebas el futuro aeropuerto de Berlín-Brandeburgo Willy Brandt, que se inaugurará el próximo 3 de junio.

«Queremos aumentar la productividad un 10% en los vuelos de Berlín este año», explicó ayer Oliver Wagner, vicepresidente de servicios directos de Lufthansa. De los 15 aviones con base permanente en el nuevo aeropuerto berlinés, 10 usarán este sistema. Los aviones con personal externo no volarán a destinos donde la compañía tienehubs(centro de conexiones internacionales); es decir, no irán ni a Fránkfort ni a Múnich. También están fuera de esta fórmula los pilotos.

El responsable de contratar al nuevo personal es Aviation Power, unajoint ventureentre Lufthansa (que posee el 49%) y Manpower (51%). Esta empresa nació en el 2004, y en un principio solo les aportaba mecánicos y otros técnicos. A partir de este año, también se encargará del personal de cabina. Lufthansa calcula que 2.000 personas serán contratadas este año a través de Aviation Power. Aunque su sueldo base será el mismo que el de Lufthansa, carecerán de complementos, y la duración máxima del contrato será de dos años. La aerolínea también procurará que la tripulación regrese siempre a tiempo a Berlín para dormir en casa y ahorrarse gastos de hotel.

Te puede interesar

La fecha de inauguración del aeropuerto de Berlín-Brandeburgo está marcada en rojo para Lufthansa y otras compañías, como Air Berlín. Para la ciudad, supone un importante paso adelante, ya que concentrará el tráfico de los dos actuales aeropuertos (Tegel y Schönefeld). Estos dejarán de operar el 2 de junio, justo un día antes de que empiece la actividad en las nuevas instalaciones.

El nuevo aeropuerto tendrá una capacidad inicial de 27 millones, pero dispone de los permisos de ampliación para atender hasta 45 millones. Berlín ganará peso estratégico para Lufthansa, que duplicará el número de rutas desde la capital. Entre estas nuevas rutas, hay vuelos directos desde Barcelona (con una tarifa de lanzamiento de 39 euros), Valencia, Málaga y Palma.«El Prat es el principal destino español del grupo», afirmó el director general de Lufthansa en España, Stephan Semsch. En el 2011, transportó tres millones de pasajeros a destinos españoles, de los que 1,3 millones correspondieron a Barcelona y 900.000 a Madrid.