Ir a contenido

Cambios en el sector tecnológico

Facebook compra Instagram por 762 millones de euros

El producto, creado hace solo dos años, tiene más de 30 millones de usuarios

La red social amplía su actividad con la adquisición de la aplicación fotográfica

RICARDO MIR DE FRANCIA
WASHINGTON

El futuro está en los teléfonos móviles, al menos parte de él, y así parece haberlo reconocido Facebook. La red social de Mark Zuckerberg anunció ayer la compra de la popular aplicación de fotografía Instagram por 762 millones de euros (1.000 millones de dólares) en efectivo y en acciones, la mayor adquisición hasta la fecha de la compañía de Palo Alto.

En menos de dos años de existencia, Instagram arrastra a una legión de más de 30 millones de usuarios, atraídos por sus filtros y efectos fotográficos, así como por la facilidad para compartir las imágenes en distintas plataformas y redes sociales. Facebook ha asegurado que mantendrá la independencia de Instagram.

COMPARTIR FOTOS / «Este es un hito importante para Facebook porque es la primera vez que adquirimos un producto y una compañía con tantos usuarios», escribió Zuckerberg en su página de la red social. «Proporcionar la mejor experiencia para compartir fotos es una de las razones por las que tanta gente ama Facebook, así que sabíamos que valía la pena juntar estas dos compañía», añadió.

Hasta ahora Facebook había realizado modestos desembolsos de varias decenas de millones de dólares para comprar compañías como Hot Potato, FriendFeed o Gowalla, más para hacerse con el talento de sus creadores que con la tecnología en sí.

En esta ocasión mata dos pájaros de un tiro: compra la tecnología de la que es seguramente la aplicación fotográfica más popular del mercado de los móviles y absorbe a uno de sus potenciales competidores.

Consciente de las pasiones que despierta Instagram, Zuckerberg aseguró que pretende que la aplicación crezca y se desarrolle de forma independiente, es decir, manteniendo su identidad, con el objetivo de «hacer llegar la aplicación y la marca todavía a más gente». Así lo confirmaron fuentes de la start-up: «Instagram no va a desaparecer».

Su caso es otra de esas historias deslumbrantes que surgen a menudo de Silicon Valley. Creada a finales del 2010 en San Francisco, Instagram supera los 30 millones de usuarios con solo 13 empleados. Apple la nombró en el 2011 la aplicación del año, cimentando su sex-appeal entre los usuarios del móvil. Su concepto es sencillo: una mezcla de editor fotográfico y red social para compartir imágenes.

Disponible inicialmente para los teléfonos iPhone, la semana pasada lanzó su versión para Android. Su fundador, Kevin Systrom, dueño del 40% de la compañía, se embolsará 400 millones de dólares por la venta de la compañía, según la revista Wired.

Facebook ya había cortejado a Instagram sin éxito el año pasado. Pero ahora se prepara para dar el salto a la mayoría de edad con su salida a bolsa, posiblemente en mayo y en el Nasdaq, el índice tecnológico donde también cotizan Apple o Google.

Zuckerberg dijo ayer que esta será posiblemente la última vez que compra una empresa de la entidad de Instagram. «No planeamos muchas más operaciones como esta, quizás ninguna», explicó en su página de la red social. Habrá que verlo.