18 sep 2020

Ir a contenido

LA JORNADA DEL 29-M

Normalidad en el reinicio de los servicios mínimos del transporte público

Las primeras horas en trenes, buses y metro se han desarrollado con pocos incidentes

Los principales problemas de movilidad se han concentrado a primera hora en los accesos al área metropolitana

Los servicios mínimos en el transporte público se han reanudado a las 17.00 horas. De este modo se cumple la orden de la Generalitat, que había establecido que entre las 6.30 y las 9.30 horas funcionaran un 33% de los trenes, metros y autobuses y que este mismo sistema se repitiera entre las 17.00 y las 21.00 horas. Durante las primeras horas de la mañana, los principales problemas para desplazarse se han concentrado en la red viaria, principalmente en los accesos a Barcelona.

Tanto Renfe como Ferrocarrils de la Generalitat han confirmado que los trenes han salido de sus estaciones de origen a las cinco de la tarde y en estos momentos circulan sin contratiempos. Transports Metropolitans de Barcelona también ha asegurado que, igual que esta mañana, circula uno de cada tres metros habituales y que a las 21 horas saldrán las últimas unidades de las cabeceras de línea y, a medida que vayan pasando por las estaciones, estas se cerrarán.

Autobuses desviados o anulados

En el caso de los autobuses, según TMB, la distribución del 33% se realiza "de forma proporcional", es decir, que se garantiza que por lo menos pase un vehículo por sentido y línea. No obstante, han alertado desde la compañía, los cortes de tráfico que se están produciendo esta tarde en la capital catalana podrían desviar o limitar las circulaciones

Fuentes del Govern han explicado que las tres primeras horas de servicios esenciales se han desarrollado sin incidentes remarcables en el servicio ferroviario. Ha funcionado uno de cada tres servicios.

Retrasos en el suburbano

En la capital catalana, Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) ha asegurado que la cobertura del metro se ha desarrollado con retrasos en algunas estaciones de la L-5 (Cornellà Centre y Can Boixeres) y la L-3 (Zona Universitària), ya que se había obstaculizado el acceso a las paradas.

En una treintena de estaciones, según las mismas fuentes, se han liberado las puertas con antelación para así poder prestar los servicios mínimos con normalidad. En Bogatell (L-4), el metro ha estado parado durante 16 minutos por actos vandálicos.

46 buses saboteados

TMB también ha asegurado que los piquetes han obstaculizado la salida de autobuses de la cochera de Ponent, en L'Hospitalet de Llobregat. Además, a pesar de que esta mañana se hablaba de que 23 vehículos habían sufrido daños, como pintadas en el retrovisor, rotura de cristales o ruedas pinchadas, esta tarde el balance ha ascendido hasta 46.

Los transportes regulares de líneas de autobús metropolitanas han sufrido las consecuencias también de los numerosos cortes de tráfico que se han producido en Barcelona en las primeras horas de la jornada de huelga.

Ferrocarrils de la Generalitat pintados

Igual que en el caso de los transportes públicos de Barcelona, las dos líneas de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (la Llobregat-Anoia y la del Vallès) han acabado los servicios mínimos a las 9.30 horas, después de que funcionara un tercio de los trenes habituales desde las 6.30 horas.

Fuentes de la operadora han informado de que la actividad se ha desarrollado “con normalidad” a pesar de la presencia de piquetes en las estaciones de Plaça de Catalunya y Plaça d'Espanya. Otro piquete, según Ferrocarrils, ha pintado los frontales de dos trenes que estaban parados en la estación de La Floresta, en la línea del Vallès, aunque las unidades han podido seguir circulando.

También se han localizado objetos en varios recorridos de las líneas pero en ningún caso han comportado interrupciones en la circulación.

Piquetes en la estación de França

Según ha informado el Govern, en Rodalies se han bloqueado las cerraduras de dos estaciones, la de Canet y la de Sant Andreu Comtal. También ha habido piquetes en la estación de França, que han retrasado hasta una hora que salieran los trenes previstos a las 6.30.

El Trambaix Llobregat también ha sufrido algunos cortes de la circulación. Los puertos de Tarragona y Barcelona han cumplido con los servicios mínimos.

Colas de seis kilómetros

Y mientras el transporte público cumplía con más o menos normalidad los servicios mínimos, quienes han optado por coger el coche para desplazarse a trabajar han encontado problemas considerables. El Servei Català de Trànsit ha destacado que la quema de neumáticos en la B-23 poco antes de las siete de la mañana ha generado hasta seis kilómetros de retenciones que ha costado bastante deshacer.

En la C-31 en la plaça de les Glòries, con otros seis kilómetros, y en la B-20 en la Diagonal, con cuatro, los vehículos se han visto atrapados por las protestas y movilizaciones de trabajadores.

Alrededor de las 9.30 horas, los problemas en la red viaria se han solucionado progresivamente, según han informado las mismas fuentes.

Reabierta la AP-7 en La Jonquera

Desde las 13 horas está reabierta la AP-7, que permanecía cortada desde las 11 en los dos sentidos a la altura de La Jonquera (Alt Empordà), lo que ha obligado a desviar la circulación por la N-2 en Agullana y ha generado retenciones de hasta tres kilómetros y seis kilómetros de circulación lenta en sentido norte, informa el Servei Català de Trànsit. En sentido sur, al concentrarse en territorio francés, los efectos no están cuantificados.

También en la N-2 en Mataró también se han producido algunas colas después de una interrupción de tráfico por protestas vinculadas a la huelga general.