13 jul 2020

Ir a contenido

informe sobre las consecuencias negativas de los ajustes

La OIT alerta de que los recortes y las reformas laborales elevan las desigualdades

El organismo destaca que el 90% de los puestos de trabajo perdidos en España eran temporales

EL PERIÓDICO / Madrid

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha denunciado que las desigualdades laborales han aumentado en toda Europa "de manera considerable" como consecuencia de la crisis económica mundial y continuarán elevándose a medida que más países introduzcan medidas de austeridad y reformas laborales.

El informe llega a la conclusión de que los países que han hecho ajustes han registrado "graves dificultades" en el ámbito laboral. Los trabajadores "fuertemente afectados" por los despidos han sido los que tenían contratos temporales y actuaron como "amortiguadores del empleo", como en el caso de España, donde el 90% de los puestos de trabajo perdidos son temporales. La OIT constata que los países que han dependido de la contratación temporal, entre los que se encuentra España, han tenido graves dificultades en su mercado laboral.

"La dependencia excesiva durante cerca de 20 años de la contratación temporal ha tornado al país vulnerable, provocando una caída drástica del empleo como respuesta a la recesión económica", sostiene el informe. Si se compara con el 2009, el riesgo de pobreza ha aumentado en dos puntos porcentuales en España, hasta alcanzar el 21,8% en el 2011.

Más paro juvenil

La OIT destaca que en la mayor parte de los países europeos, las tasas de paro juvenil representan aproximadamente el doble que las de los trabajadores mayores de 30 años. Los trabajadores poco cualificados han sido los más afectados por los despidos.

Pese a que los hombres se vieron al principio más afectados por la crisis que las mujeres, "las prácticas discriminatorias contra las mujeres se han agravado a lo largo de los últimos años", según apunta el estudio. Las mujeres empleadas en los sectores donde predomina la mano de obra masculina fueron las primeras en ser despedidas o en experimentar mayores recortes salariales.

En cuanto a las nuevas medidas y reformas laborales aprobadas en el 2012 para estimular la competitividad, entre las que el estudio menciona la congelación del salario mínimo en España, la decisión de multiplicar los mecanismos a tiempo parcial en Francia, y una moderación adicional de los salarios en Alemania y otros países, la OIT alerta de que pueden traer como consecuencia directa el aumento de las desigualdades. "Un número mayor de personas se volverá más vulnerable a futuras crisis", añade.