Ir a contenido

Cambios en las cuentas públicas

Hacienda crea desconcierto con la última recomendación del IBI

Sabadell intentará rebajar el impuesto eliminando el 4% de incremento local

Mataró, que aplica una subida del 32%, reclamará una nueva revisión catastral

SALVADOR SABRIÀ
BARCELONA

Mal asunto si una circular para aclarar los criterios de aplicación de un decreto causa más confusión. Esto es lo que está sucediendo con la carta enviada por Hacienda a los ayuntamientos en la que les «recomienda» que se evite «la acumulación de incrementos» en el tipo del IBI, y que no sumen a la horquilla del 4% al 10% decretado por el Gobierno el 30 de diciembre la subida local decidida anteriormente.

El alcalde de Sabadell, Manuel Bustos, que había aprobado un aumento del 4% a la que añadió el 10% del decreto, declaró ayer que «con toda la prudencia» intentará «cumplir la recomendación» y limitar el incremento al 10%. Aunque, advirtió de que una simple recomendación, sin más apoyo legal, crea inseguridad jurídica. Esta opinión la comparten también expertos tributarios. El Ayuntamiento de Terrassa, con una subida del 15%, y el de Santa Coloma de Gramenet (13,1% de subida) esperan que el Gobierno incorpore la nota aclaratoria «en un texto legal» para tener «total garantía» antes de tomar una decisión.

L'Hospitalet del Llobregat ya ha suprimido la subida local del 8% y aplicará solo el 10% del decreto. Antoni Balmón (PSC), alcalde de Cornellà, reiteró ayer que mantendrá la subida del 4%, dos puntos por debajo de lo que le correspondería, diga lo que diga Hacienda.

Mataró, que no está afectada por  el decreto porqué revisó el catastro en pleno boom inmobiliario, y que aprobó una subida del 32% ha reclamado una nueva revisión catastral con el objetivo de bajar la valoración de los inmuebles de cara al futuro. Lleida, que también revisó el catastro en el 2005, tampoco está afectada.

Tarragona, con un incremento del 19,5%, de momento no responde. Igual que Reus (17%), aunque en este caso con la dificultad de que puso en marcha el pago avanzado voluntario de impuestos a cambio de una reducción del 3% de los mismos y ya ha cobrado recibos del IBI con el aumento, informa Rafael Morales.

En Girona, el ayuntamiento congeló el IBI y solo aplicará el incremento del 10% que decretó el Gobierno. En Figueres, el consistorio aprobó un aumento del 5% previo, y la subida final es del 15%. El concejal del área Económica, Manel Toro, explicó ayer que «estudiará» la notificación de Hacienda y que «por ahora» no descarta «ninguna medida».

En Tossa de Mar, que es el municipio de las comarcas de Girona que más subirá el impuesto (el 54%), la alcaldesa, Gisela Saladrich, lo justificó alegando que era imprescindible actualizar este tributo, ya que no se había tocado desde hacía muchos  años, y porque era «necesario para pagar las deudas del ayuntamiento», informa Ferran Cosculluela.

0 Comentarios
cargando