10 ago 2020

Ir a contenido

la reforma financiera

Los bancos que se fusionen tendrán que presentar su plan antes de junio

Las entidades podrán obtener préstamos del FROB, pero deberán mantener el volumen de crédito para el mercado

Las firmas que no participen en procesos de integración deberán sanear sus cuentas por la crisis inmobiliaria en solo un año

MAX JIMÉNEZ BOTÍAS / PABLO ALLENDESALAZAR

Las entidades bancarias que tengan que fusionarse como consecuencia de la aplicación del nuevo plan de saneamiento que exige el Gobierno deberán presentar su plan de integración antes del 30 de mayo de este año. El ministro de Economía, Luis de Guindos, expuso este jueves que el Ejecutivo pretende que se acelere la reestructuración del sector financiero tras la presentación de las medidas que llevará al Consejo de Ministros este viernes.

Las entidades que se fusionen podrán recurrir a los recursos del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), cuyo capital se ampliará de 9.000 a 15.000 millones de euros, aunque las ayudas serán consideradas como préstamo, por lo que deberán ser devueltas. Por esa razón, la reforma, "no requerirá de recursos públicos", según De Guindos. Las entidades que hayan iniciado su integración en septiembre del 2011 podrán solicitar préstamos al FROB si lo consideran necesario. Es el caso del Banc Sabadell, por ejemplo, que podrá beneficiarse de estas líneas de financiación por su proceso de integración de la CAM, lo mismo que el Popular, por la del Banco Pastor.

Sanear las cuentas

La banca española deberá sanear sus cuentas por la exposición al sector inmobiliario con 50.000 millones, 40.000 para cubir los activos considerados tóxicos y 10.000 los que no son problemáticos en la actualidad, aunque pueden serlo en el futuro. Con esas provisiones se dará cobertura "suficiente" a los 176.000 millones de créditos problématicos del sector inmobiliario y a los 140.000 que no son una amenaza en la actualidad. El plan de saneamiento se pretende aplicar de una sola vez, lo que supone que a partir del 2013 las provisiones volverán a contabilizarse de acuerdo con los criterios establecidos por el Banco de España.

Los entidades financieras que no necesiten fusionarse deberán aplicar las nuevas dotaciones en el periodo de un año, mientras que las que recurran a la integración tendrán dos años para realizarlas. Unas y otras podrán ejecutar sus saneamientos contra resultados (a cuenta de los beneficios obtenidos en el ejercicio), así como contra recursos propios y se permitirá utilizar las actuales provisiones genéricas de la banca para cubrir ese saneamiento.

Viviendas al mercado

La intención del Gobierno es, además de sanear el balance de los bancos, que afloren las viviendas que tienen en su poder, y que salgan al mercado con precios más bajos que en la actualidad. Ese saneamiento, asimismo, debe permitir que el acceso a los créditos por parte de empresas y familias se más fácil. Por esta razón, las entidades que tengan que recurrir a los fondos del FROB no solo no podrán reducir el crédito facilitado al mercado, sino que tendrán que mantenerlo o aumentarlo.