18 sep 2020

Ir a contenido

TURBULENCIAS FINANCIERAS

Moody's sitúa la deuda valenciana al nivel de bono basura

La agencia también deja en perspectiva negativa a otras 12 administraciones, entre ellas Catalunya

La agencia de calificación de riesgos Moody's ha rebajado este jueves dos escalones la calificación de la deuda de la Comunidad Valenciana, desde Ba1 a Ba3, al nivel de bono basura, debido a sus problemas de liquidez y a sus dificultades para financiarse. Asimismo, ha situado en perspectiva negativa a otras doce comunidades autónomas y entidades locales, entre ellas Catalunya. La agencia duda de la capacidad de las autonomías para alcanzar sus objetivos de reducción del déficit.

En un comunicado, Moody's advierte de que mantendrá bajo vigilancia el rating de la deuda valenciana para otro posible recorte ya que considera que la liquidez del Gobierno autonómico que preside Alberto Fabra es todavía "muy precaria" y depende de las medidas de apoyo que tome el Gobierno de Mariano Rajoy. La agencia recuerda que la Comunidad Valenciana fue incapaz de obtener, el pasado diciembre, los 1.500 millones de euros que necesitaba.

Otros organismos de la Comunidad Valenciana cuya calificación se ha rebajado son el Instituto Valenciano de Finanzas, la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia (CACSA), las universidades de Valencia, Alicante, Jaume I de Castellón y Politécnica de Valencia, y la Feria de Valencia.

La agencia ha explicado, además, que coloca en revisión para una posible rebaja a doce organismos y entidades públicas locales: el País Vasco, el Consorcio de Transportes de Vizcaya, las Diputaciones Forales de Guipúzcoa y Vizcaya, y las comunidades autónomas de Catalunya, Galicia, Madrid, Extremadura, Andalucía, Castilla y León, Murcia y Castilla-La Mancha.

Problemas de financiación

Las dudas de Moody's sobre la capacidad de las autonomías para reducir su déficit se basa, entre otras cosas, en el hecho de que estas deben hacer frente a una refinanciación de 17.000 millones de euros en un entorno en el que el acceso a los mercados bancarios es muy difícil. Varias comunidades, entre ellas Catalunya, lanzaron emisiones de bonos en el 2011 con un importe de alrededor de 3.000 millones de euros, a lo que hay que añadir unos 4.700 millones que vencen este año, lo que dificulta aún más su capacidad de refinanciarse.

El Gobierno de Rajoy ha calculado que las autonomías tendrán un déficit del 2,7% respecto del PIB, frente al cálculo inicial del 1,3%. En este sentido, Moody's calcula que en el 2012 el PIB español se contraerá entre el 0,5% y el 1%.