CONSECUENCIAS DEL IMPAGO DE 759 MILLONES POR PARTE DEL ESTADO

El Govern retrasa del 21 al día 28 la extra a los empleados públicos

La medida puede hacer que solo perciban el 80% del aguinaldo

El Ejecutivo negociará con proveedores demorar pagos

3
Se lee en minutos
AGUSTÍ SALA / FIDEL MASREAL / Barcelona

Los más de200.000 empleados públicos de la Generalitat cobrarán la paga extra de navidadel día 28 en lugar del 21 de este mes. Además podrían percibir solo el 80% de esta paga, según han anunciado elconseller de Economia,Andreu Mas-Colell, que ha presentado el plan en una rueda de prensa con el portavoz del Ejecutivo,Francesc Homs, para explicar las medidas debidas al impago de 759 millones de la liquidación de las inversiones del Estado del 2008. Este plan se suma a la decisión de recortar jornada y sueldo a unos 8.000 empleados interinos de la administración catalana.

A su vez, el Govern negociará con sus proveedores demorar de nuevo pagos, pero tras negociarlo casi "caso por caso". Tanto Homs como Mas-Colell han reiterado las críticas a "la mala jugada" del Gobierno socialista, en el caso de que finalmente se tenga que dejar de pagar hasta un 20% de la extra de navidad, esa suma se liquidará cuando sea posible o, como máximo, cuando el Estadopague los 759 millones pendientes, ha dicho Mas-Colell. La cifra total afectada ronda los 100 millones de euros.

El consellerde Economía y Conocimiento, Andreu Mas-Colell, ha sostenido en rueda de prensa que el "golpe dramático" de no percibir estos ingresos obliga a medidas extraordinarias y a aplazar y dilatar algunos pagos. Aunque ha subrayado que la medida no es definitiva y podría evitarse si mejora la situación financiera o se cobra esa partida, el Govern avanza así su intención de aplazar algunos pagos a proveedores y postergar el pago de un máximo del 20% de la paga extra que debían cobrar los funcionarios catalanes en diciembre. El ahorro temporal que supone el retraso de los pagos oscilará entre los 100 y 200 millones de euros.

"Medidas de excepción"

Mas-Colell ha remarcado que la imposibilidad de la Generalitat para acceder a los mercados en busca de crédito agrava los efectos del impago de los 759 millones, por lo que ha ceñido a este contexto la necesidad de "medidas extraordinarias de excepción". En el caso de los proveedores, ha rehusado concretar el atraso en los pagos ni el dinero que esta decisión ahorrará momentáneamente a las arcas de la Generalitat, y ha abogado por analizar "caso por caso" dentro de las posibilidades.

Como ya avanzó este martes el secretario general de Presidencia y portavoz del Govern, Francesc Homs, el Govern ha insistido en que no se quedará de brazos cruzados y recurrirá a los tribunales si es necesario para cobrar esta cantidad: "Haremos todo lo posible para avergonzar al Gobierno que huye", según Mas-Colell. El primer paso ha sido registrar este jueves un requerimiento al Ejecutivo para que abone antes de un mes los 759 millones, por lo que, si el Gobierno en funciones de José Luis Rodríguez Zapatero no paga en los próximos días, será ya el presidente Mariano Rajoy quien lidie con esta deuda para evitar que la Generalitat recurra a la vía judicial. ç

"Excusas de mal pagador"

Noticias relacionadas

"Enviar hoy el requerimiento es una forma de que el próximo Gobierno se lo encuentre sobre la mesa", ha reconocido elconseller, que confía en que el próximo Ejecutivo central sea honorable y pague sin recurrir a los argumentos pobres y excusas de mal pagador que, según ha dicho, ha utilizado el socialista.

Si en un mes el Gobierno no ha respondido al requerimiento presentado por el Govern, la Generalitat presentará un recurso ante el Tribunal Contencioso Administrativo e informará a las instancias relevantes, elevando incluso su protesta a las instituciones europeas. "Este Gobierno no puede pensar que puede intentar ganar prestigio a costa nuestra sin que reaccionemos", ha avisado Mas-Colell, que ha vinculado el impago de los 759 millones a una estrategia premeditada del Ejecutivo para intentar desplazar el déficit a las comunidades. Mas-Colell ha rechazado también que este impago responda a que el Govern desatendiera su obligación de reclamar la firma de convenios tal y como le afea el PP catalán, y ha mostrado algunas de las cartas que cruzó con el Ejecutivo central reclamando concretar estos convenios.