Ir a contenido

Coyuntura de un grupo industrial clave

La crisis elimina 42.000 empleos en los concesionarios de coches

Seis empresas catalanas de venta de vehículos presentaron ERE en el mes de septiembre

Los recortes del área comercial se trasladan a los mecánicos al bajar un 10% las reparaciones

ANTONI FUENTES
BARCELONA

En un taller de Barcelona de una conocida marca de coches, el empleado de recepción pregunta a un cliente que lleva su automóvil a reparar si tiene cita previa. El cliente mira a su alrededor, comprueba su soledad en el amplio espacio de la recepción y responde que no porque se trata de una avería de esa misma mañana. El encargado del taller actúa con parsimonia, mira la agenda y sentencia: «No hay problema, se lo reparamos en seguida».

Esta anécdota es una muestra de que los talleres de automóviles han cambiado mucho en los últimos años y han pasado casi de dar largas a los clientes con citas a varias semanas vista a intentar sobrevivir como pueden a una crisis que ha eliminado 42.181 puestos de trabajo en los concesionarios de coches.

Hay muchos días en los que no entra ni un solo cliente a mirar un coche o pedir información en muchos concesionarios de zonas menos pobladas. La caída de las ventas que ha reducido el mercado a la mitad se ha llevado por delante casi el 12% de los afiliados a la Seguridad Social desde el 2007, cuando el sector vivía todavía una época dorada. La última cifra de asalariados en el sector de venta y reparación de vehículos se situó en 316.026 en septiembre pasado, según los datos del Ministerio de Trabajo.

El sector prevé que la cifra de destrucción de empleo se acentúe en los próximos meses hasta llegar a los 50.000 despidos o contratos no renovados y el cierre de más de 500 empresas, en su mayoría pymes, con una media de 25 empleos cada una. Un vistazo a la lista de expedientes de regulación de empleo (ERE) presentados en septiembre da una idea de la intensidad del recorte.

LOS ERE, LA PUNTA DEL ICEBERG / En Catalunya, seis empresas del sector presentaron algún ERE en el mes pasado, que afectaron a casi 100 personas. Entre los expedientes se encuentran los que realizó Lesseps Motor, que solicitó autorización para despedir a 15 trabajadores en una plantilla total de 95 en Barcelona, y Vilamotor, que pidió a la Generalitat suspender temporalmente 10 contratos sobre un total de 21 empleados en Olèrdola.

Sin embargo, estos ERE son solo la punta del iceberg puesto que las compañías propietarias de concesionarios llevan a cabo el ajuste laboral por medio de despidos individuales que no requieren el registro previo en la autoridad laboral. La mayor parte de los recortes de personal se centran en los comerciales, aunque finalmente el ajuste también ha llegado a los mecánicos debido a un descenso de las reparaciones del 10%.

SOLO REPARACIONES IMPRESCINDIBLES / «Los clientes únicamente van al taller para hacer reparaciones imprescindibles como los frenos o lo necesario para pasar la ITV, pero no arreglan un golpe en la chapa porque ya no tienen seguro a todo riesgo», afirma Juan Antonio Sánchez Torres, presidente de la Asociación de Vendedores de Automóviles (Ganvam).

Como en cualquier crisis, siempre hay alguien que saca provecho. Los grupos que todavía tienen financiación o que venden marcas con tirón aprovechan los problemas de algunos competidores para ampliar su red de establecimientos. Pero el saldo, según Torres, es que el número total de puntos de venta se ha reducido hasta alcanzar los 3.500 concesionarios.