Ir a contenido

La reestructuración financiera

La obra social de CatalunyaCaixa caerá y la de Unnim queda en vilo

El Estado tendrá el 100% de la caja del Vallès, el 90% de la barcelonesa y el 93% de Nova Caixa

La pérdida de control sobre los beneficios de los nuevos bancos limitará la actividad asistencial

PABLO ALLENDESALAZAR / MADRID
MAX JIMÉNEZ BOTÍAS / BARCELONA

dos de las tres cajas exclusivamente catalanas han perdido el control sobre su destino y sobre su patrimonio financiero. Cuando el Ministerio de Economía lo apruebe en unos días, el Estado tendrá el 100% del banco de Unnim y el 90% del de CatalunyaCaixa, además del 93% de Nova Caixa Galicia y el 100% de la CAM que posee desde su intervención en julio. En la práctica, estas operaciones suponen que las cajas fundadoras de la entidad del Vallès han perdido su banco, con lo que se quedan sin recursos para alimentar su obra social. En el caso de la entidad barcelonesa, el presupuesto social caerá a la mitad, o puede que algo más.

El Banco de España, a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y asesorado por expertos independientes, ha hecho una valoración de derribo de estas entidades para aportarles el capital que necesitaban para cumplir los nuevos requisitos de solvencia fijados por el Gobierno en primavera.

SIN INGRESOS / Como consecuencia, Unnim no tendrá ninguna participación en el capital del banco y se limitará a gestionar los activos de la obra social, con el inconveniente de que ahora no tendrá ingresos procedentes de las actividad financiera. Fuentes de Unnim explicaron ayer que no se han transferido todos los recursos al banco y que la obra social contará con fondos para ir tirando mientras el FROB no vende su participación a un tercero, que podrá hacerse cargo, o no, de la obra social. En un comunicado, Unnim señaló que seguramente la obra social derivará hacia una fundación.

CatalunyaCaixa, por su parte, podrá destinar el 10% de los beneficios del banco participado por el FROB a la obra social. También es verdad que la actividad propia de su obra social genera ingresos que el pasado año superaron los 15,7 millones de euros. Pero en ningún caso la dotación, una vez añadidos los beneficios del banco, alcanzará los 49,5 millones del 2010.

Todo ello es el resultado de la valoración realizada por el FROB. A Unnim le ha aplicado una «valoración nula» y la ha comprado por el precio simbólico de un euro. La de CatalunyaCaixa no ha sido mucho mejor: solo le han reconocido el 9% del valor teórico de la entidad recogido en sus libros. Por poner una referencia, el mercado reconoció el 40% del valor de Bankia y Banca Cívica cuando salieron a bolsa en julio.

VALOR AJUSTADO / Pero el Banco de España estima que sus valoraciones son ajustadas. «Cuanto peor es una caja, menos vale», defendió ayer el gobernador, Miguel Ángel Fernández Ordóñez. «Un gran banco europeo vale el 28% de su valor en libros. En este momento, parece que los bancos no valen mucho, y no solo en España», argumentó.

Fuentes del sector de las cajas, criticaron que el supervisor ha «sobreactuado» con su valoración. «Ha decidido quedarse con todo para garantizar que gana dinero, pero es injusto que la Lotería no salga a bolsa por las condiciones del mercado y a las entidades se les valore según estas condiciones», afirman.

El Banco de España mantendrá a los directivos de las tres cajas en las que entra el FROB. En Unnim, se incorporan tres administradores dominicales y un independiente: Antoni Abad, presidente de Cecot. Su elección responde a que el FROB quiere «mantener el vínculo del banco que se ha creado con el Vallès», apuntó el subgobernador, Javier Ariztegui,

La Generalitat entiende que se preserva la catalanidad de ambas entidades con esta operación. En las sociedades anónimas, «el concepto de catalán o no es la sede social y esta seguirá aquí», alegó el conseller de Economia, Andreu

Mas-Colell.