29 oct 2020

Ir a contenido

PROBLEMAS EN UNA EMPRESA DE AUTOMOCIÓN

Ficosa anuncia un ERE en su planta de Viladecavalls

El expediente comenzará a aplicarse en el mes de octubre sobre la plantilla de 800 trabajadores y su duración está aún por determinar

EFE/Barcelona

El grupo de componentes de automoción Ficosa ha anunciado hoy que aplicará un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en su planta de Viladecavalls (Vallés Occidental) en la que trabajan 800 personas. El inicio de la su aplicación está previsto el próximo mes de octubre y su duración no está determinada.

El expediente de regulación afectará a los trabajadores de la empresa Ficosa Electronics, que desarrolla su tarea en la planta de Viladecavalls que Ficosa adquirió por un precio simbólico a Sony, en una operación que justo ahora cumple un año y que se consideraba un ejemplo modélico de reconversión industrial.La empresa ha explicado a los sindicatos que ha tomado la decisión de presentar el expediente de suspensión de empleo ante la falta de carga de trabajo prevista en Viladecavalls a partir del próximo mes de enero.Al abandonar su actividad de producción de televisores en Viladecavalls, Sony se comprometió con Ficosa a mantener durante dos años la producción de televisores en esta planta. Fuentes sindicales han apuntado que la empresa ha desvinculado el expediente de suspensión de las dificultades que encuentra para cerrar el convenio salarial.

Ficosa, grupo líder en componentes de automoción, se hizo cargo hace ahora un año de la planta de Sony con la intención de concentrar en ella casi toda su actividad y convertirla en un centro de innovación en el campo de la electrónica, lo que le permitirá transformase y diversificar productos y clientes.
La operación, el mayor proceso de reconversión industrial de los últimos años en España, ha obligado a una reorganización del grupo, que cerrará su centro en Mollet del Vallès y hará de la fábrica de Rubí, ambos en la provincia de Barcelona, un centro de excelencia en renovables. El principal obstáculo en la negociación del convenio es la reclamación de los sindicatos de que la empresa aplique a los trabajadores de Viladecavalls las subidas que prevé el convenio colectivo para la industria siderometalúrgica de la provincia de Barcelona. La dirección del grupo se acoge a la cláusula de inaplicación salarial de este convenio para no llevar a cabo una subida salarial que calcula sería del 10 por ciento en dos años.