30 oct 2020

Ir a contenido

CONSEJO DE MINISTROS

Valeriano Gómez asegura que el Gobierno "prefiere un empleo temporal a un parado"

El ministro de Trabajo justifica la decisión del Gobierno de suspender la norma contra el encadenamiento abusivo de contratos

El Consejo de Ministros deja intacta la tributación de las grandes fortunas

El ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, ha asegurado este viernes que el Gobierno prefiere que los trabajadores tengan un empleo temporal a que estén en el paro. Ese es uno de los motivos por los que el Ejecutivo ha decidido suspender el límite al encadenamiento de contratos temporales, una de las medidas que más malestar ha causado entre los sindicatos.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Gómez ha hecho hincapié en que la política laboral "no puede ser la misma" en etapas de expansión que en etapas de crisis, pues debe proporcionar más flexibilidad a las empresas y proteger, en paralelo, a los trabajadores.

El ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, ha justificado la decisión del Consejo de Ministros de suspender por dos años el artículo del Estatuto de los Trabajadores que protege a los empleados contra el encadenamiento abusivo de contratos temporales afirmando convencido: "El Gobierno prefiere un contrato temporal a un parado".

El artículo 15.5 del Estatuto de los Trabajadores --cuya aplicación quedará en suspenso por dos años-- convierte en fijos de forma automática a los trabajadores que encadenen al menos dos contratos temporales en una misma empresa o grupo de empresas por un periodo superior a 24 meses dentro de un plazo mayor de 30 meses. Según Gómez, en el actual contexto de crisis económica y de destrucción de empleo, este precepto "está obstaculizando el mantenimiento del empleo, incluso en el sector público", pues tanto los empresarios como la propia administración optan por despedir al trabajador antes de que se convierta en indefinido y contratar a otro diferente, incrementando la "rotación" en el puesto de trabajo.

Nuevo contrato de formación

El Consejo de Ministros ha aprobado un decreto de medidas laborales que, además, crea un nuevo contrato para la formación y el aprendizaje para jóvenes de 16 a 25 años. De forma transitoria, durante los dos próximos años, podrá formalizarse también con personas de hasta 30 años ya que, según Gómez, existen más de 300.00 parados entre 25 y 30 años de edad que no tienen cualificación alguna.

El nuevo contrato será por un periodo de entre uno y dos años, prorrogable uno más. Se remunerará según establezca el convenio, pero nunca por debajo del salario mínimo profesional en proporción a la duración de la jornada que será del 75% de la habitual en la empresa. El resto del tiempo se destinará a la formación en un centro formativo. Este contrato tendrá una bonificiación social de hasta el 100% y su posterior conversión en indefinido estará una rebaja de cotizaciones de 1.500 euros al año durante tres años (1.800 euros para las mujeres).

El ministro de Trabajo ha subrayado que la fórmula adoptada por el Gobierno "no tiene nada que ver con un contrato basura" ya que goza de derechos sociales plenos y se rige por el convenio colectivo.

Prórroga de la prestación de 400 euros

La prórroga por seis meses de la paga de 400 euros para parados que hayan agotado el cobro de prestaciones y subsidios, así como la prolongación, hasta finales del 2013 de la subvención por parte del Fogasa a los empresarios de ocho días de las indemnizaciones por despidos procedentes. También se prorroga hasta finales del 2012 la posibilidad de convertir contratos temporales en indefinidos de fomento de la contratación indefinida.

El objetivo de este decreto laboral, según el ministro portavoz del Gobierno, José Blanco, es responder a "la prioridad nacional", que es la creación de empleo, con medidas orientadas a los jóvenes que dejaron sus estudios en la etapa del boom inmobiliario y que ahora se encuentran "sin formació ni empleo".

Sin medidas fiscales

En contra de la expectativa creada por la propia vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, el Consejo de Ministros no ha adoptado ninguna medida para incrementar el gravamen de los contribuyentes con patrimonio o rentas más elevadas. Blanco ha rehusado aportar ninguna explicación sobre esta cuestión y se ha remitido a las declaraciones del viernes pasado de la ministra Salgado cuando dijo que de haber pronosticado el alcance que iba a tener la actual crisis económica, el impuesto sobre el Patrimonio no habría sido suprimido por el Gobierno socialista en el 2007.

Respecto dell nuevo contrato de formación, del que ha dejado claro que "no es un contrato basura", Gómez se ha mostrado convencido de que permitirá elevar el volumen actual de contratos de formación, pues suponen unos 100.000 frente al total de 12 millones de contratos que se efectúan anualmente.

El contrato de formación anterior, que quedará derogado cuando entre en vigor este decreto, tenía una duración mínima de seis meses --ahora será de un año-- y contemplaba un 15% de la jornada para formación, frente al 25% establecido en la nueva norma.

El futuro del diálogo social

Preguntado por si el malestar de empresarios y sindicatos ante estas medidas perjudicará el diálogo social, el ministro ha subrayado que el Ejecutivo sometió a su consideración durante varios meses tanto la posibilidad de reformar los contratos a tiempo parcial --que finalmente no ha cuajado-- como la de cambiar el contrato de formación.

"Son dos medidas que anunciamos exhaustivamente en la mesa de empleo en el pasado inmediato. Hay medidas nuevas, pero siempre hemos informado de ellas a los interlocutores sociales", ha declarado el ministro.

Gómez ha insistido en que el nivel de interlocución con sindicatos y empresarios ha sido muy importante estos años, "algo de lo que el Gobierno puede presumir", pero ha recordado que cuando no hay acuerdo en el diálogo social, "el Gobierno tiene que gobernar". "Eso es lo que hemos hecho", ha explicado.

>> Más información en e-Periódico