18 sep 2020

Ir a contenido

El examen a la banca

Los bancos que han fallado la prueba de estrés no habrán de recapitalizarse

Los exámenes ponen en evidencia la poca fuerza española en la Unión Europea

El Banco de España tendrá en cuenta elementos de capital excluidos por Europa

PABLO ALLENDESALAZAR / MADRID
MAX JIMÉNEZ BOTÍAS / BARCELONA

Suspender las pruebas de resistencia (stress test, en inglés) a la banca europea no obligará a las entidades españolas a recapitalizarse. El Banco de España va a tener en cuenta elementos de capital que la autoridad europea encargada de hacer los exámenes (EBA) ha excluido del resultado oficial, de manera que ningún grupo deberá de ganar capital adicional al ya previsto por el real decreto de recapitalización del sector. 

Los resultados de las pruebas incluyen principalmente dos notas. La primera, que es la que determina si la entidad pasa o suspende, incluye las ayudas públicas del FROB (las ya desembolsadas y las comprometidas), pero no las provisiones genéricas (las creadas en tiempo de bonanza para absorber las pérdidas de las épocas malas) ni los convertibles (títulos que se transforman en acciones pasado un tiempo). Ello provoca que algunas entidades no pasen.

Todos aprobados

Sin embargo, hay una segunda nota en la que sí se tienen en cuenta estos elementos, de manera que todas las entidades españolas aprueban. Según el Pastor y CatalunyaCaixa, además de otras entidades consultadas, el Banco de España va a tomar esta nota como referencia, de manera que ninguna entidad deberá ganar más capital del previsto.

Además de las genéricas, CatalunyaCaixa aprueba gracias a las plusvalías obtenidas por la venta de su participación de Repsol a comienzos de año y Unnim cuenta con los rendimientos obtenidos por el ajuste de su cartera de seguros al acometer la fusión.

El Pastor cumple, y las tres cajas lo harán porque serán nacionalizadas parcial y temporalmente por el FROB. La CAM recibirá 2.800 millones, CatalunyaCaixa percibirá 1.718 millones y Unimm, 568 millones, salvo que alguna logre captar inversores privados y reduzcan su apelación a las ayudas.

Nulo efecto

Las pruebas de resistencia, así, van a tener un nulo efecto práctico en comparación con las del año pasado, que revelaron un necesidad de recapitalización conjunta de 2.043 millones en CatalunyaCaixa, Banca Cívica, Unnim, Cajasur y Caja Duero-España. Y habrá que ver si consiguen tranquilizar al mercado sobre la fortaleza del sistema financiero español, cosa que sí consiguieron los exámenes del 2010.

Pese a que a efectos prácticos ninguna entidad suspenda, la elaboración de las pruebas del 2011 han puesto en evidencia la falta de fuerza de España, en general, y del Banco de España, en particular, en los centros de poder europeo. En una primera versión de los exámenes, en marzo, todas las entidades españolas aprobaban, así que el EBA decidió en junio excluir las genéricas y los convertibles.

Además, los supuestos macroeconómicos que se aplican a España son más duros y su impacto en la cuenta de resultados está más exagerado. "Eso es porque no se fían de las cuentas oficiales de las entidades, pese a que están avaladas por el Banco de España", sugieren en un banco. "Parece como si en Bruselas no pudieran aceptar que con la que está cayendo la banca española pase la prueba sin suspensos y por ello han querido tensionar las pruebas para que varias entidades suspendan", planteó un directivo de una caixa.