Ir a contenido

HISTORIAS MÍNIMAS

Hamburguesas con corazón

Dos emprendedores dignifican los bocadillos con carne de primera calidad

JOSEP M. BERENGUERAS
BARCELONA

Pese a lo que pueda parecer por el nombre, el restaurante Heart Burger no es un lugar para enamorados. O sí lo es, pero esa no es su razón de ser ni el motivo de su nombre. «Nuestras hamburguesas tienen forma de corazón porque son las hamburguesas más saludables del mercado y porque el corazón es el símbolo mundial de la salud», explica Salvador Chicharro, cocreador y copropietario de este restaurante de Barcelona.

Hace tres años, él y su mujer (Esther Porta) decidieron dar un giro de 180 grados a sus vidas. Desempeñaban cargos de responsabilidad en establecimientos del sector hostelero de la Costa Brava. «Toda la vida nos habíamos dedicado a hacer lo mismo, pero decidimos cambiar nuestras vidas. Nos planteamos abrir nuestro propio restaurante, pero tenía que ser diferente», asegura Porta. Dicho y hecho. Quisieron alejarse de todo lo que habían visto hasta el momento y optaron por abrir un restaurante que sirviera hamburguesas ecológicas con forma de corazón.

Estudiaron el mercado, y vieron que la hamburguesa es uno de los alimentos más consumidos del planeta, pese a que tiene un gran problema: en España se relaciona con comida basura y mala calidad en el servicio. Y en esas están: «Queremos dignificar la hamburguesa». Por ello, en Heart Burger la presentación esté cuidada hasta el último detalle, y no se trata de un self service, sino que parte de su éxito radica en que cuidan al comensal desde que entra por la puerta.

Además, necesitaban un producto de máxima calidad, saludable. «Visitamos 20 granjas de toda Catalunya para encontrar una carne que realmente fuera saludable y con el sabor de toda la vida. Al final la encontramos en La Pobla de Segur (Pallars Llussà). Es 100% saludable, solo tiene un 4,70% de grasas saturadas, cuando el resto de hamburguesas tienen entre el 11% y el 15%. La nuestra tiene más vitaminas y antioxidantes; y menos sodio, lo que beneficia al corazón. Sin aditivos ni conservantes, lo que favorece el funcionamiento del riñón», relata Chicharro. Desde que nacen, los animales tienen un tratamiento mucho mejor, por ejemplo, solo beben leche de la madre. Después, solamente comen hierba del campo, sin pesticidas, donde pastan a 1.500 metros de altura.

En busca de ideas

El viaje de novios lo hicieron a EEUU, ya con la idea del negocio en la mente. Visitaron medio centenar de hamburgueserías ecológicas para examinar las cartas, ver cómo las presentaban, qué servicio daban. También viajaron por Europa (Francia, Bélgica, Holanda) y, poco a poco, fueron forjando su negocio.

Un buen día, Esther estaba en la Costa Brava y recibió una llamada de Salvador. «Ya sé qué vamos a hacer. Darle una forma diferente a la hamburguesa, de corazón». «En un principio pensé que era muy cursi, que la gente lo relacionaría con el amor. Pero, poco a poco, nos animamos y buscamos qué proveedor nos podía dar una forma así», recuerda Porta.

Tras encontrarlo, decidieron patentar el diseño industrial de la hamburguesa con forma de corazón para toda Europa. También tuvieron que encontrar un obrador que les hiciese el pan (también con forma de corazón). «El pan viene del Empordà. Nos lo hacen manualmente, porque no hay ninguna máquina que haga corazones de forma industrial», agrega Porta.

La crisis también tiene sus aspectos positivos, y se pudieron permitir ir al centro de Barcelona (Gran Via de les Corts Catalanes, 602). Su carta se compone de 16 hamburguesas (las hay también para vegetarianos), ensaladas, entrantes y complementos... Y también butifarra, entrecot y filete, todo ecológico. «Además, contamos con carta específica para celíacos y, en septiembre, lanzaremos una línea halal. En el futuro, también kósher».

Hace solo medio año que han abierto, pero todo son buenas sensaciones. «No nos conformamos con un local. Tenemos que crecer, pero ahora la financiación está difícil». Ya han recibido varias propuestas para abrir locales en otros países en régimen de franquicia, aunque quieren estudiarlo con detenimiento. También hay algún «gran grupo» que ha llamado a sus puertas. «Queremos hacerlo bien y crecer. Solos o en compañía, pero queremos crecer».

0 Comentarios
cargando