El tipo de referencia sigue en el 1,25%

Trichet anticipa una subida de los tipos de interés en julio en la eurozona

El presidente del Banco Central Europeo afirma que mantendrá "una fuerte vigilancia" sobre la evolución de los precios

Los países que comparten el euro crecerán en el 2011 entre el 1,5% y el 2,3% y la inflación estará entre el 2,5% y el 2,7%

Se lee en minutos

EFE / Fráncfort

El presidente delBanco Central Europeo(BCE), Jean-Claude Trichet, ha anticipado una subida de los tipos de interés de la zona del euro en julio al decir que la entidad mantendrá "una fuerte vigilancia" sobre la evolución de los precios. En el pasado, el presidente del BCE siempre utilizó la expresión "fuerte vigilancia" sobre los precios para indicar que la entidad iba a acometer un incremento del precio del dinero al mes siguiente.

En la rueda de prensa tras la reunión en la que el consejo de gobierno de la entidad mantuvo la tasa de interés rectora en el 1,25%, Trichet admitió que "existen riesgos al alza para la estabilidad de precios". Asimismo, el BCE revisó al alza sus pronósticos de inflación y crecimiento de la zona del euro para este año, respecto de las previsiones hechas en marzo. El BCE prevé ahora que la inflación de la zona del euro se situará este año en una horquilla entre el 2,5% y el 2,7%, lo que supone una revisión al alza frente al 2% y el 2,6% pronosticado el pasado marzo.

Buenas perspectivas de crecimiento

La entidad monetaria pronosticó también que los países que comparten el euro crecerán en el 2011 entre el 1,5% y el 2,3%, por lo que también revisó al alza las previsiones de marzo. Además, el BCE prestará a los bancos comerciales de la zona del euro toda la liquidez que necesiten hasta finales del tercer trimestre del año. La entidad monetaria europea mantendrá en sus operaciones de refinanciación principales, las subastas semanales, el procedimiento de subasta a tipo de interés fijo y adjudicación plena todo el tiempo que sea necesario y, al menos, hasta el 11 de octubre. El BCE también prestará a los bancos toda la liquidez que necesiten en las operaciones de refinanciación mensuales especiales y en las próximas operaciones con tres meses de vencimiento, que tendrán lugar el 27 de julio, el 31 de agosto y el 28 de septiembre.

Los mercados dan por descontado que elBCE subirá elprecio del dinero de forma moderada en julio. ElBanco de Inglaterra también ha dejado inalterados los tipos de interés en el mínimo histórico del 0,5% pese a que la inflación supera el 4%. El Banco Central de Polonia (Narodovy Bank Polski) subió su tasa rectora, por cuarta vez en lo que va de año, en 25 puntos básicos, hasta el 4,5% debido al incremento de la inflación.

Los riesgos inflacionistas

El presidente del BCE,Jean-Claude Trichet, cuyo mandato termina a finales de octubre, considera que existenriegos inflacionistasa medio plazo, razón por la que subió de forma moderada el precio del dinero en abril, por primera vez desde hacía casi tres años, y con la que justificará el próximo incremento de julio.

La deuda griega

El Banco Central Europeo se opone a cualquier tipo de reestructuración de ladeuda griega pero acepta que los acreedores renueven de forma voluntaria sus bonos una vez que hayan vencido, en línea con la llamada Iniciativa de Viena en el 2009, durante la crisis de deuda de los países de Europa Central y del Este.

PeroAlemania ha propuesto prorrogar el vencimiento de los bonos griegos siete años para propugnar que los que los poseen participen en un nuevo rescate a Grecia. El BCE se opone a este tipo de reestructuración de la deuda y ha avisado de que en caso de que se produzca, no aceptará los bonos griegos como garantía en sus operaciones de refinanciación.

Noticias relacionadas

El Banco Central Europeo ha adquirido dichos bonos por valor de unos 45.000 millones de euros y ha aceptado a los bancos comerciales griegos en las operaciones de refinanciación de títulos de deuda de su país por valor de 90.400 millones de euros.

Además, las agencias de calificación de riesgo Moody's y Fitch consideran que la reestructuración de la deuda griega sería como una suspensión de pagos. Junto a los bancos griegos y el BCE, los mayores acreedores de Grecia son las entidades bancarias de la zona del euro, sobre todo las francesas y alemanas.