11 ago 2020

Ir a contenido

Los efectos de la crisis

Los sindicatos justifican los despidos de las cajas

Consideran que el sector necesita fondos públicos porque está en reconversión

El coste de las prejubilaciones para los servicios de empleo es de 1.500 millones

MAX JIMÉNEZ BOTÍAS / Barcelona

Superan ya las 13.000, y entre los sindicatos se cuantifica que las prejubilaciones en el sector financiero --particularmente en las cajas-- pueden alcazar las 15.000 --apróximadamente, el 15% de la plantilla de las entidades de ahorro--. Pero consideran que se trata de una actividad en plena reconversión, lo que justifica que se apliquen fondos públicos para pagar las bajas incentivadas.

"La entrada del FROB [Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria] en las cajas, obliga a hacer una reetructuración de la capacidad de las entidades", comenta José María Martínez, secretario general de Confia de CCOO. En realidad, para los sindicatos, lo que justifica la intervención del Estado es que se trata de un sector con pérdidas latentes. "No sé si el caso de Telefónica es el mismo", agrega. "Está claro que no es una empresa en pérdidas, pero todavía no se ha aclarado que vaya a recurrir a la prestación por desempleo", concluye.

En el caso de las cajas, el coste para el Estado se estima en 100.000 euros por trabajador, lo cual arroja un total de 1.500 millones. Un dinero de todos que se suma a las aportaciones realizadas por el FROB en participaciones preferentes (11.600 millones de euros). Aunque se trata de capital, esos son los fondos que han servido para pagar las prejubilaciones mientras que su coste lo han cargado a reservas las cajas.

>> Más información en e-Periódico