Ir a contenido

EL BANCO DE ESPAÑA BUSCA UNA SALIDA

Cajastur rechaza la fusión para formar Banco Base por la mala situación de la CAM

Caja Mediterráneo corre el riesgo de ser nacionalizada y subastada

Caja Extremadura y Caja Cantabria también se desmarcan de la operación de concentración ante el excesivo peso del FROB en la entidad resultante

PABLO ALLENDESALAZAR

La asamblea de Cajastur ha decidido rechazar el traspaso de su negocio financiero a Banco Base, la entidad a través de la que se había estructurado su fusión fría con la alicantina CAMCaja Extremadura Caja Cantabria. La decisión supone la desaparición antes de nacer de la que iba ser la tercera mayor entidad de ahorro por activos.

La delicada situación de la caja levantina ha echado por tierra la unión. El consejo del banco decidió el lunes pedir 2.784 millones de euros al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), más de los 1.447 millones señalados por el Banco de España como necesarios para alcanzar los nuevos niveles de solvencia fijados por el Gobierno.

Los 1.337 millones restantes eran para sanear el balance de la CAM y hubieran supuesto que el Estado pasase a controlar más de la mitad del accionariado del banco, con lo que las cajas se hubieran visto forzadas por ley a convertirse en fundaciones. Además, la obra social se hubiera visto seriamente comprometida.

Ante este panorama, la asamblea de Cajastur ha rechazado la unión y se espera que las de Caja Extremadura Caja Cantabria hagan lo mismo. Las tres entidades planean crear ahora un nuevo banco. La CAM, cuya asamblea ha votado a favor, debe buscar contrareloj una fusión con una gran entidad o corre un serio riesgo de ser nacionalizada y subastada. 

La ruptura del proyecto de Banco Base deja en el aire el futuro de la CAM

Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura no están de acuerdo con el peso que iba a tener el Estado en el nuevo banco debido a la petición de ayudas públicas de 4.277 millones de euros que había que realizar para cumplir con los requisitos de capital y solvencia exigidos por el Gobierno, fruto mayoritariamente de la debilidad de la CAM.

La asamblea de la entidad alicantina ha sido la única que ha aprobado la integración de sus activos y pasivos en el Banco Base, con el objetivo de cumplir el "compromiso" firmado con las otras entidades y garantizarse un futuro.

El Banco de España ha contactado con las principales entidades españolas -el Santander y La Caixa- para buscar una salida a la CAM, que podría ser intervenida si fuese necesario en última instancia.

De todas maneras, la caja alicantina analiza la posibilidad de acciones legales, ya que sus letrados defienden que "teóricamente" el proyecto podría seguir adelante aunque tres de las cuatro asambleas soberanas de estas cajas rechazaran el proyecto de "fusión fría".

Batalla jurídica

Así, se abriría una batalla jurídica sobre los términos de la constitución de Banco Base, ya que la "cláusula de excepción/suspensión" (aprobada por los consejos de administración de Cajastur, CAM y las cajas de Extremadura y Cantabria y que contempla su posible disolución) no pasó por las asambleas de estas entidades.

La alianza de Banco Base arrancó oficialmente en mayo del 2010 y estaba destinada a generar una entidad con activos próximos a 130.000 millones de euros, de los que 70.000 millones correspondían a la CAM y el resto se repartían entre Cajastur, con un peso mayoritario (unos 39.000 millones), Caja Cantabria y Caja Extremadura.

0 Comentarios
cargando