13 jul 2020

Ir a contenido

EFECTO INMEDIATO

IMPUESTOS: El incremento del IRPF se notará ya en las nóminas

En el 2011 entran en vigor los nuevos tramos del impuesto sobre la renta (IRPF) para los contribuyentes con bases imponibles más elevadas. El Gobierno ha elevado un punto el tipo máximo (hasta el 44%) para rentas superiores a 120.000 euros y dos puntos (al 45%) para las que superen los 175.000 euros. A estas subidas del Gobierno central hay que añadir las anunciadas por las comunidades autónomas. Así, en el caso de Catalunya, la tributación llegará al 49% en el tramo superior. Todas estas subidas se notarán ya en el 2011, a través de las retenciones que las empresas practican cada mes sobre las nóminas de sus trabajadores.

Pero el IRPF no solo sube para las rentas altas. También lo hace, de alguna manera, para la totalidad de los contribuyentes en la medida en que no se ha corregido el efecto de la inflación sobre la tarifa del impuesto. Solo por no haber deflactado la tarifa (como se denomina técnicamente este práctica) cualquier subida salarial, por mínima que sea, supondrá un mayor pago por IRPF y, en consecuencia, una retención algo más elevada sobre la nómina mensual.

El Gobierno también ha endurecido la tributación de los bonos millonarios de los directivos.