13 jul 2020

Ir a contenido

RECORTES POR LA CRISIS

AYUDAS SOCIALES: El final del cheque bebé y de los 426 euros a parados

La crisis y las obligaciones internacionales para reducir el déficit público han obligado al Gobierno a meter la tijera en las ayudas sociales de las que ha hecho bandera en las dos legislaturas: la ayuda de 2.500 euros por nacimiento u adopción de un hijo, también conocida como el cheque-bebé, y la de los 426 euros para los parados de larga duración que hayan agotado todas las prestaciones.

La primera prestación ha estado en vigor tres años y cinco meses, desde julio del 2007, y se presentó como un incentivo a la natalidad, aunque fue criticada en su día por electoralista y por no tener en cuenta las diferentes rentas, ya que se concedía tanto a una mujer en paro como a una de salario alto.

La ayuda de 426 para los parados aún durará hasta el 15 de febrero próximo. Vigente desde agosto del 2009, su aplicación ha supuesto un gasto de 1.392 millones de euros para las arcas públicas. Hasta finales del 2010 se han beneficiado 743.760 personas, de las que 330.000 han encontrado empleo.

Ante las críticas recibidas por su supresión, el Gobierno estudia la posibilidad de que sean las autonomías las que den esta ayuda vinculándola a los cursos de formación para la reinserción laboral.