13 jul 2020

Ir a contenido

reacciones

Los sindicatos dan 15 días al Ejecutivo para que rectifique

M. J.
MADRID

En las dos próximas semanas, Gobierno y sindicatos mantendrán una intensa actividad dialogadora sobre la reforma de las pensiones, en la que el Ejecutivo se juega una nueva huelga general. Ésta se convocará a mediados de enero si para entonces el presidente Zapatero no ha renunciado a imponer el retraso de la edad de jubilación a los 67 años, tal y como le volvieron a pedir ayer UGT y CCOO.

Para Cándido Méndez la ruptura, por primera vez, de la unanimidad parlamentaria en el Pacto de Toledo debería hacer reflexionar al Gobierno sobre su intención de imponer el «error» de retrasar el retiro. Dada la falta de apoyo político y social a sus tesis, Zapatero, le aconsejó Méndez, debería renunciar a este polémico asunto antes de aprobar el proyecto de ley el 28 de enero.

Antes de esa fecha, el día 11, el consejo confederal de CCOO estudiará los resultados de las reuniones con el Gobierno y, si no hay rectificación, convocará una campaña de movilizaciones, incluida la huelga general «si no hay más remedio», en palabras del secretario de comunicación del sindicato, Fernando Lezcano.

La «línea divisoria entre el acuerdo y el conflicto» es el retraso obligatorio de la jubilación. «Si se retira, estamos dispuestos a discutir de todo; pero si se mantiene, el Gobierno tendrá el conflicto a las puertas», subrayó Lezcano. El dictamen de la comisión, advirtió, no supone un «cheque en blanco» para que el Ejecutivo haga lo que quiera.