ALTERNATIVAS PARA LOS INVERSIONISTAS

Internet, nuevo campo de expansión de los nuevos derivados financieros

Existe la oferta de las denominadas opciones binarias, más próximas al juego que a la inversión

1
Se lee en minutos
EDUARDO LÓPEZ ALONSO

La sofisticación de los mercados financieros y las nuevas tecnologías son aliados temibles. Las autoridades comunitarias estudian la manera de poner coto al salvaje oeste de los mercados de derivados en unos momentos en los que en internet proliferan alternativas de inversión más próximas al casino que a la economía. Las opciones binarias son una de esas alternativas al juego, enmascarada en el halo de prestigio de la especulación financiera. En cualquier caso son un gran riesgo para los inversores, bajo el anzuelo de una rentabilidad posible tentadora.

La opción binaria permite a los inversores obtener beneficios si adivinan las fluctuaciones en los precios de los activos, como acciones, divisas, materias primas, etcétera. Al predecir correctamente la direccion del precio, los inversores pueden alcanzar ganancias altas. Algunos operadores ofrecen en torno al 70%. Si no acierta, el inversor recibe solo el 15% de lo invertido.

Adivinación

Noticias relacionadas

En lugar de comprar el bien mismo, los inversores deben adivinar la dirección que ellos estiman tendrá un activo en un cuadrante precio/tiempo. El contrato entre el operador y el cliente establece el derecho a comprar ese activo, que se denomina subyacente, en un tiempo determinado. El ejemplo es el de un inversor que pacta comprar una opción binaria sobre una acción que cuesta 10 y piensa que al final del día esa acción costará más. De hecho es una inversión de todo o nada. Si al final del día esa acción cuesta más recibe lo invertido más el beneficio acordado. Si pierde, solo el 15% de los invertido. Esos porcentajes pueden variar de un intermediario a otro. En los mercados reglados, la ganancia en derivados puede tener el único límite de la oscilación del activos subyacente, pero solo son accesibles a grandes inversores.

Los mercados de derivados, en forma de futuros y opciones, nacieron como una herramienta empresarial para cubrir riesgos empresariales. Si una empresa establece relaciones comerciales con otra de otro país y pacta unas condiciones económicas determinadas en una divisa es conveniente que paralelamente diseñe un plan de inversiones en forma de seguro de cambio para evitar riesgos. También puede cubrir esa operación con futuros y opciones para minimizar esos riesgos. La ventaja de este instrumento es que con una inversión relativamente pequeña puede aspirar a un gran beneficio.