20 oct 2020

Ir a contenido

PROTAGONISTAS DEL SECTOR INMOBILIARIO

"El mercado me ha ayudado"

Ana Balañá aprovecha los «precios económicos» para pasar del alquiler a la compra de un piso en Barcelona

Los API alertan del final de las rebajas

A. FUENTES
BARCELONA

Las compras de viviendas retenidas se están desembalsando. Ana Balañá ha contribuido a la mejora del mercado inmobiliario al adquirir un piso en la Ronda de Guinardó de Barcelona. ¿Es este el mejor momento para convertirse en propietario? Esa es la pregunta que han tenido que contestar Ana Balañá y el resto de compradores en las 270.105 operaciones registradas en España durante los siete primeros meses del año.

«Hacía unos tres años que miraba pisos pero tenían unos precios que no bajaban de 300.000 euros por pequeño que fuera», explica esta joven fisioterapeuta de 29 años. Al inicio de este año, decidió lanzarse a la búsqueda intensiva de oportunidades en un mercado en crisis. Su objetivo era pasar del alquiler compartido de un piso a convertirse en propietaria de una vivienda en su barrio de siempre.

«Cuando estaba un poco desesperada -asegura- porque no encontraba nada que se ajustara a mis posibilidades económicas o a mi barrio, me avisaron de una oportunidad». Un piso de 60 metros cuadrados en buen estado que llevaba ya tiempo en venta y que había ido bajando de precio ante la premura por venderlo de sus propietarios. Los vecinos le dijeron que había tenido suerte. «El mercado me ha ayudado a comprar un piso que no es una ganga pero tiene un precio económico». Luego tuvo que superar el siguiente obstáculo visitando casi todas las entidades financieras. Su juventud, el trabajo temporal y la falta de pareja le cerraron casi todas las puertas, menos la de una oficina de la Kutxa en la calle de Pi i Margall.

Los agentes de la propiedad inmobiliaria (API) tienen claro que este es un buen momento para comprar. «Parece que hay un número creciente de personas que consideran que se está agotando el camino para el abaratamiento de las viviendas», afirma Joan Ollé, presidente de los API de Catalunya. A su juicio, cada vez habrá menos margen para el regateo.