zona franca

Una garantía

1
Se lee en minutos
Xavier Salvador

En tiempos de reivindicaciones nacionales y autonómicas constantes, que nadie sitúe a una administración autonómica o local en el podio de organizaciones públicas bien administradas debía movernos a reflexión. Y vistos los líos entre comunidades que conlleva un cambio en un impuesto como el IRPF o las resistencias políticas locales a la fusión de cajas de ahorros de diferentes comunidades, ambas instituciones del Estado constituyen una garantía para ciudadanos y usuarios de que la proximidad no siempre es buena consejera por más teorías que se hayan desarrollado durante años en ese sentido.

Por eso cuesta más entender todavía que el organismo creado por el Banco de España para salvar a las cajas de ahorros, el FROB, esté recurrido ante el Constitucional por diferentes autonomías, la catalana entre ellas.

Funcionar bien significa no solo tener un complejo sistema funcionarial al servicio de la ciudadanía, ni disponer de modernos sitios de internet con los que relacionarse de manera eficaz. El elogio a estas administraciones viene dado, sobre todo, por la autoridad moral con la que operan y su capacidad para adaptarse a los tiempos, a la picaresca y al delito y, por supuesto, a los cambios de gobierno con una cierta independencia técnica.

Tanto Hacienda como el Banco de España cometen no pocos errores. La primera todavía deja pasar demasiado fraude fiscal más o menos organizado, mientras que ata en corto a los contribuyentes generalmente más solidarios.

Noticias relacionadas

El Banco de España, a su vez, siempre ha gozado de un crédito indiscutible como guardián del sistema financiero y eso tampoco ha impedido que entidades como Cajasur, Caja Castilla-La Mancha y, antes, Eurobank, por ejemplo, bordearan situaciones límites en las que el regulador ha intervenido con medidas severas y ejerciendo toda su autoridad legal.

Las dos administraciones que mejor funcionan en España son Hacienda y el Banco de España. Algunos incluyen a la Seguridad Social, pero si se conoce el funcionamiento de sus bases de datos y de sus unidades de recaudación ejecutiva parece mejor referirse únicamente a las otras dos.