Ir a contenido

E.ON y Gazprom estrechan la alianza en el mercado del gas

El pacto entre los gigantes alemán y ruso garantiza el suministro hasta el 2036

Bruselas recela del dominio que ejerce la gasística del Gobierno de Putin

ROSA MARÍA SÁNCHEZ / MADRID

La primera energética de Alemania, E.ON, y la empresa estatal rusa Gazprom --la mayor gasística del mundo y la principal proveedora de Europa-- firmaron ayer un importante acuerdo en Moscú para el abastecimiento de 400.000 millones de metros cúbicos de gas hasta el año 2036.

En una nota, la empresa alemana --que aspira a comprar la española Endesa-- presentó este acuerdo como "una importante contribución a la protección del suministro de gas a Europa a largo plazo".

La entrega anual de unos 24.000 millones de metros cúbicos de gas equivale a una tercera parte del volumen de gas que actualmente compra la filial gasística de E.ON, Rhurgas. "En un entorno de fuerte competencia para la obtención de gas, E.ON ha conseguido asegurar el suministro de gas ruso al mercado europeo de la energía", dijo la compañía que preside Wulf Bernotat.

Lo cierto es que este acuerdo lo que garantiza, sobre todo, es el suministro de Alemania. Se alargan en 15 años contratos ya existentes entre Gazprom y E.ON. Pero, sobre todo, se incorporan nuevos contratos de gas adicional que llegará a través del futuro Gaseoducto del Norte de Europa (NEGP) y que garantizarán a Alemania su abastecimiento. El gaseoducto lo construye un consorcio en el que participan Gazprom (51%) y las alemanas E.ON y Basf (cada una con el 24,5%). El presidente del consorcio es el excanciller Gerard Schröder que, en sus últimos días de mandato --en septiembre del 2005--, firmó con el presidente ruso Putin el acuerdo para construir este gaseoducto y abastecer a Alemania.

BRUSELAS, VIGILANTE

Las conquistas de Gazprom en Europa son vistas con preocupación por la Comisión Europea, que investiga la financiación del citado gaseoducto. La CE recela de la posición de dominio del monopolio ruso como primer proveedor europeo de gas. Cuando en enero pasado Rusia cortó el suministro de gas a Ucrania (por donde pasan los gasoductos que abastecen a centroeuropa), de paso hizo peligrar el abastecimiento de muchos países, incluido Alemania.

Después, las maniobras del Gobierno británico para impedir la compra por Gazprom del mayor distribuidor de gas del país, Centrica, desató un nuevo enfrentamiento entre las autoridades europeas y el oligopolio público ruso.

A primeros de agosto, la alianza entre Gazprom y la argelina Sonatranch volvió a encender las alarmas. Bruselas teme la creación de un nuevo cártel, al modo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), para concertar precios. Rusia es el primer proveedor de gas de Europa; Argelia, el segundo.

En España, la práctica totalidad del gas llega del norte de África y del Golfo Pérsico. Argelia es el principal proveedor (43,7% del total).

Temas: Gazprom

0 Comentarios
cargando