Ir a contenido

León Benavente, cómo crear y reírse de un 'hit'

La banda de músicos de Nacho Vegas refuerza su empaque y afinan su cinismo en '2'

Núria Martorell

León Benavente es un grupo insólito. Y valiente. Debutó con un disco homónimo en el que a través del pop-rock oscuro de los 80 reflejaba la realidad desencantada que nos azota con cansina persistencia. El primer sencillo fue 'Ánimo, valiente', un intento de levantar la maltrecha moral del personal. La banda ha regresado este año con un álbum titulado simplemente '2'. Y es un hostión bien dado: el que se merece la situación actual.

¿Y el single? 'Tipo D'. Una larga y cínica enumeración de deseos, referidos incluso a su misma canción: "Quiero que esto sea un hit", avisan desde el principio. "Convencerte de que lo que está sonando es un hit", insisten y convencen, al final, con desarmante rotundidad.


La letra es un recitado casi nietzscheano, sobre una pegadiza base electrónica, con más estrofas del tipo: "Quiero ser el Watergate.../ Quiero ser el tipo de persona que convierte tu dinero en la ley.../ Quiero ser el Opus Dei... / Quiero una tarjeta black.../ Quiero ser moderador de un debate semanal.../ Quiero ser Lady Di..."

"TENGO EL PAÍS QUE MEREZCO" ('GLORIA')

El audaz enfoque de los textos es indudable: "De ahí salí dispuesto a destruir la mañana / en busca de gente que me explicara qué pasa en España... / Tengo el país que merezco.... / Hoy bien podría haber cambiado mi destino / y lo único que he hecho es emborracharme y ser un cretino...", claman en 'Gloria'.

Esta es una de las piezas que ensayan en su centro de operaciones en el rústico municipio zaragozano de Mozota. "Quiero un cencerro que dé menos notas", pide el cantante, Abraham Boba. El batería, César Verdú, lo encuentra y Boba se lo coloca al lado del teclado. Verdú vuelve a su taburete, mira que los platos y el bombo estén bien puestos, y suspira: "Vamos a ver si me reconoce". "¿Quién, 'Gloria'? ¿Que hace mucho que no te ve?", le pregunta, entre risas, el bajista y sintetizador Eduardo Baos, el dueño de esta casa donde también hacen los pertinentes stages cuando toca preparar, grabar disco o irse de gira con Nacho Vegas.

Porque por si aún alguien anda despistado, León Benavente es el grupo que acompaña al cantautor-activista. Pero, sobre todo, es la súper-banda-indie que desde el 2012 ruge sus propias canciones contestatarias. Y con un rock urgente, unos recitados extensos, y un empaque melódico que les permite gozar de un merecido estatus.

GUIÑO A 'LA BROMA INFINITA'

La crítica los encumbra y ellos desfilan por festivales como el Portamérica (Vigo), Low Festival (Benidorm), Festival Tendencias (Salobreña), Sonorama (Aranda de Duero), DCode (Madrid) o Granada Sound –algunas de sus próximas citas–. Mientras, se dejan querer por unos feligreses a la altura de su propuesta. ¿Qué banda se atreve a abrir un compacto haciendo referencia a la novela 'La broma infinita' de David Foster Wallace, icono de la nueva sensibilidad? Pues la que integra esta escudería, formada por un asturiano (Luis Rodríguez), un aragonés (Baos), un murciano (Verdú) y un gallego (Boba).

Lo de repostar en Mozota, relata Baos, "es por casualidad". "Hace cuatro años mi chica y yo queríamos irnos a vivir al campo y fue la casa la que nos encontró. Ahora, además, es nuestro local de ensayo. Con Nacho [Vegas] nos reunimos también en busca de ideas que ponemos en común, para planificar temas logísticos. Aquí vivimos jornadas maratonianas, trabajando de seis a ocho horas. La conviencia es estupenda. Y, en gran parte, porque todos somos muy cocinitas, ¡amamos la comida!".

ENFÁTICOS Y LARGOS RECITADOS

El disco '2' lo han guisado de forma distinta al del debut. "Nunca antes habíamos grabado a la vez, juntos. Y nos quedamos con las primeras tomas. Quizá no tiene un sonido tan claro, pero es como sonamos de verdad. Lo grabamos dejando atrás 130 conciertos, con un solo álbum en el mercado. Aquí las canciones se oyen tal cual suenan en los directos", insiste Verdú. ¿Y lo de incidir en los enfáticos y largos recitados? "De hecho, en este álbum hay más –confiesa Boba, el cantante y compositor–. Después de haber estado tres años actuando sin parar, la evolución es lógica e inevitable. Nos apatecía afianzarnos, pero también recorrer nuevos caminos. Y el resultado es un disco menos melódico y, sí, con más frases recitadas, ¡con un fraseo más rítmico!".

Boba aclara que lo de la premeditación no va con ellos. "Nunca pensamos: ‘Pues este disco va a ser más electrónico’, o ‘más rockero’, o ‘va a tener más partes habladas’.  Preferimos probar y estirar hasta dar con el registro, sin saber siquiera si la canción nos va a llevar o no a un lugar desconocido. Trabajar así es mucho más satisfactorio".


Baos asiente: "Y sobre lo que decías de la melodía, Abraham, quizá lo que nos pasa es que intentamos economizar los acordes. En Tipo D y California hay dos. Y en la última, 'Habitación 615', casi utilizamos solo uno". Precisamente esta pieza que cierra el compacto es la que tiene la cadencia de spoken word más rapera. Y una letra que invita al entrevistador a, directamente, salir por piernas: "¿Y qué queréis saber sobre las canciones? / Si están bien hechas no hacen falta explicaciones / ¿Y a quién le importa nuestra opinión / sobre el amor, la política o la secesión?".

DANNY CAMINAL

Los cuatro mosqueteros, paseando por Motoza.

Luis Rodríguez, el guitarrista, es el primero en dar explicaciones: "Es que a veces resulta cansino tratar con la prensa. Como a cualquier músico, lo que nos gusta es tocar y grabar, pero ya sabemos que esto es inherente a nuestro trabajo. Vale, hay que hablar sobre la música, pero, como decía Frank Zappa: ‘Escribir sobre la música es tan válido como bailar sobre arquitectura’. Un sinsentido, vaya".

Abraham Boba

Cantante y compositor

"Si una canción es buena, tiene que transmitir por sí misma, sin necesidad de que nadie te explique por qué está hecha de esta manera, qué significa una frase...".

Boba se suma: "Puede sonar a ataque, a sentencia. Pero si una canción es buena, te tiene que transmitir por sí misma, sin necesidad de que nadie te explique por qué está hecha de esta manera, qué significa una frase... Una opción muy lícita sería escribir de manera que el oyente pensara: ‘No estoy entendiendo nada de lo que me estás contando". Baos remacha: "Es que a veces parece que tengamos que explicar una canción como si fuera un problema matemático".

A VUELTAS CON EL ACTIVISMO

A pesar de lo explícitas que son  sus piezas, se sienten muy lejos del activismo que ejecuta Nacho Vegas, dentro y fuera del escenario. "Es un autor individual con una vida personal muy ligada a su obra. Y es lógico que, como todos los grandes autores, se moje en todo lo que hace. Nacho compone canciones políticas desde hace mucho tiempo. Y se posiciona sobre cualquier tema, lo que me parece muy valiente y honesto –asegura Boba–. Llega hasta las últimas consecuencias de su discurso. Es su opción. La respetamos y admiramos. Pero nosotros, desde el principio, dijimos que nos centraríamos en la música. Aunque resulte obvio hablar de lo que está pasando. Y avergonzarse, por ejemplo, de ser europeo con todo lo que está sucediendo".

Existe un lugar en ninguna parte que está entre León y Benavente [poblaciones que sus integrantes cruzan para llegar hasta Mozota]. Un punto que bien podría ser el mismo que buscó con tesón el generalísimo Francisco Franco y desató la irreconciliable pelea entre Pinto y Valdemoro. Hay un lugar en el panorama para un grupo como León Benavente, tan difícil de enmarcar. Capaz de desplegar una de las más memorables colecciones de hitazos del pop en castellano de los últimos tiempos. ¿Hace falta encontrar sus coordenadas?