Ir a contenido

IDEAS PARA DAR CONVERSACIÓN

Bañadores salvavidas

"Es un bañador normal y corriente, excepto por que nunca te ahogarás con él", prometen sus creadores. Este traje de baño esconde diminutas cápsulas de aire bajo sus adornos

Ana Sánchez

“Salvar el alma y proteger el cuerpo”. Nadie lo diría, pero es el eslogan de una diseñadora: Katerina Semenko, creativa rusa de 29 años. Sus proyectos, se justifica ella, pretenden “animar a la gente a vivir con pasión” [salvar el alma] y “aspiran a resolver problemas de la vida real” [proteger el cuerpo]. No hay más que ojear su último proyecto para confirmar que es bastante literal.

Uslon, el bañador salvavidas, se llama. De verdad: “Funciona como un chaleco salvavidas”, prometen sus ideólogos. Semenko comparte los créditos con el químico ruso Valery Griaznov (70 años). De él fue la idea, empeñado en que “una persona puede ser salvada por su ropa”.
¿Cómo funciona? El bañador acumula múltiples minicápsulas bajo los adornos del cuello, cadera y cintura –dependiendo del modelo– que mantienen a flote a su portador sin necesidad de tirar de anillas a lo azafato de avión. El proyecto aún es un prototipo a la espera de inversores, pero ya ha recibido uno de los premios de la última edición de los A’Design Award

No es el único invento resuelve-problemas del currículo de Semenko. También se puede ver en su web un plato eco-friendly que no hay que lavar. Al menos durante siete usos. Incorpora siete capas de plástico que, tras ensuciar el plato, se pueden ir arrancando como un envoltorio.
 

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.