Ir a contenido

10 DIBUJANTES DE CÓMIC SACAN PUNTA AL OFICIO

Nadar: "Los dibujantes compartimos cierto grado de masoquismo"

Joel Mercè Ana Sánchez

¿Cuándo empezó a pintar algo en la vida? Digamos que siempre ha estado ahí y nunca me ha dejado de entretener.

¿Cómo se dibujaría a sí mismo? Intento ser fiel a la realidad. Así que como un tipo con una cara caucásica muy corriente. Y miope.

¿Cuántas horas trabaja al día? Entre seis y ocho.

¿Proyectos? Estoy dibujando junto a un guionista francés un álbum para 'Futuropolis' y en mis ratos libres escribo el guion de una serie larga.

Tómele el pulso al mundillo del cómic. ¿Presión arterial? La mía está bien. La del mundo del cómic (en mis días buenos) me gusta pensar que también. Aunque hay muchos mundos dentro del cómic y muy pocos de ellos son rentables para el autor.

Los lectores de cómics son... Cada vez más heterogéneos. ¡Ahora solo falta que haya más!

¿Para qué sirven los cómics? Para lo mismo que el resto de expresiones artísticas: entretener a las personas y enriquecer su experiencia vital. Casi nada.

¿Dónde está el negocio? Ojalá lo supiera. Pero creo que si se hacen las cosas bien y sin tratar de tomar el pelo a nadie, es posible que haya un buen negocio en cualquier sitio.

¿Qué tienen en común los dibujantes de cómic? La época. La mayoría de gente que conozco que dibuja tiene los pies en la tierra y sabe lo difícil que es dedicarse a esto. Por lo tanto, podría decir que compartimos cierto espíritu de superación y cierto grado de masoquismo.

¿Pintan más los hombres o las mujeres? Pintan igual, desde siempre. Pero no se les hace el mismo caso mediático debido al profundo machismo que impera en el mundo en general.

¿El sitio más raro donde ha visto uno de sus dibujos? En un anuncio de una hidroeléctrica.

¿Qué subrayaría en fosforito en su currículo? Que intento tomarme con humildad mi trabajo.

¿Cuál es el futuro del cómic? Me conformo con que haya un futuro. Toquemos madera.

Un cómic a devorar. 'Intrusos', de Adrian Tomine.

0 Comentarios
cargando