Ir a contenido

Beethoven y su "amada inmortal"

El compositor también escribía apasionadas notas en forma de desgarradas cartas de amor

Núria Martorell

Beethoven y su "amada inmortal"

La partitura vital del enamoradizo Beethoven (Bonn, 1770–Viena, 1827) está salpicada de infinidad de amores y desengaños. El genio de vibrantes sonatas y sinfonías, el autor del 'Himno a la alegría', con sus grandes apasionatas, también escribía apasionadas notas en forma de desgarradas cartas de amor. Y entre sus papeles personales se encontraron tres dirigidas a su "unsterbliche geliebte" ("amada inmortal"), datadas en 1812. Aquí varios extractos: "Mi ángel, mi todo, mi ser mismo [...] ¿Puede consistir nuestro amor en otra cosa que en sacrificios, en exigencias de todo y nada? [...] Solo que olvidas tan fácilmente que yo tengo que vivir para mí y para ti [...] Qué doloroso anhelo de ti [...] Mi todo, adiós. Continúa amándome".

Se desconoce la identidad de la mujer y por qué no le envió estas desesperadas misivas que, como el amor de Beethoven, han resultado eternas. La escritora Ursula Doyle hizo acopio de ellas en el libro 'Los grandes hombres también hablan de amor', y en la película 'Sexo en Nueva York' Carrie le lee a Mr. Big en la cama el capítulo dedicado a Beethoven.

Beethoven nunca se casó. Su amigo Franz Gerhard Wegeler reveló en 1825 que "hizo conquistas que para muchos Adonis hubieran sido, si no imposibles, sí muy difíciles. Y si veía que con alguna podía haber algo serio, salía huyendo". Tocata y fuga.

'Claro de luna', amor fugaz

A raíz de otro amor –esta vez sí se conoce el nombre, la condesa Giulietta Guicciardi, una discípula de 17 años–, Beethoven se inspiró para componer 'Claro de luna'. En una carta al amigo Wegeler, Beethoven le dice: "Mi débil oído hace que huya de la gente. Tengo que aparentar ser misántropo. Pero soy feliz, gracias a una joven que me quiere y la quiero". Duró poco. Días después de estrenarse la sonata, ella se casó con el conde Gllenberg, un músico aficionado y autor de mediocres ballets. 

0 Comentarios
cargando