Ir a contenido

Universos interiores

Troche recopila sus ilustraciones en el libro 'Dibujos invisibles'. Su misión con un pincel en la mano, dice, es "aportar un mundo más a este mundo"

Ana Sánchez

Universos interiores

TROCHE

Son dibujos que te hacen sonreír con los ojos. Pura poesía visual. Un árbol columpiándose a sí mismo. Estrellas que se tumban en el firmamento para contemplar humanos. Ventanas y telescopios que miran hacia dentro. Todas metáforas vividas. “Todo lo que fui absorbiendo de la vida se vuelca en parte de la hoja –asiente el autor–. Creo que mis dibujos no reflejan mi vida, sino lo que sentí de la vida”.

Lo importante de lo que hace Troche es lo que no se ve, le describió en su blog un dibujante amigo, Kioskerman. Un raro oficio el suyo, añadía: “Hace los dibujos casi invisibles”. Troche le mandó enseguida un mail diciéndole que ese sería el título de su libro: 'Dibujos invisibles' (Lumen). “Tengo mucha dificultad para expresarme con la palabra”, se excusa. “Mi forma de explicar es dibujando”. ¿Y cómo se dibujaría a sí mismo? “Todos mis dibujos me dibujan a mí”, responde.

Gervasio Troche, 39 años. Argentino con base en Uruguay. Pinta, dice, por una necesidad de expresarse. “Cuando el dibujo está hecho –confiesa–, siento una paz que solo dura unas horas y vuelve el vacío”. ¿Su misión con un pincel en la mano? “Aportar un mundo más a este mundo”.

El libro

DIBUJOS INVISIBLES (Lumen). Troche recopila los dibujos que ha publicado en su blog. Pinceladas hipnóticas que dejan mudo. Incluido al autor: “Siempre que trato de explicar mis dibujos luego siento que nada de lo que dije es verdad”.

0 Comentarios
cargando