Ir a contenido

PEQUEÑA HISTORIA DE LA MÚSICA

El 'runner' Joe Strummer

El líder de The Clash y activista punk participó en los maratones de París y de Londres

Núria Martorell

El 'runner' Joe Strummer

Corría el año 1982 cuando el mánager de The Clash, Bernie Rhodes, le pidió a Joe Strummer que desapareciera. La jugada consistía en que los medios se preguntaran dónde narices se había metido (el grupo había perdido fuelle, el batería, Topper Headon, estaba enganchadísimo a la heroína y temían que el disco 'Combat rock' no llegara a la meta).

El activista punk fue proactivo en su escondite. Se fue a Francia y, además de visitar museos, corrió el maratón de París. El autor de piezas como 'Should I stay or should I go?' ya había participado el año anterior en el de Londres. Al mes siguiente, The Clash se marcó 17 maratonianos conciertos consecutivos en el Bond’s club de Times Square, de Nueva York. Y en 1983, el cantante y guitarrista se lanzó de nuevo a la carrera de la city. El recorrido (todo maratón es de 42,195 kilómetros) se lo cepilló en tres horas y 20 minutos.

Con su pelo a lo mohicano (a saber si se raparía con una Gillette, haciendo gala del dorsal) y su atlética sonrisa (al menos, más que su constitución) posó para el fotógrafo. Cuando el periodista de la revista norteamericana 'Steppin' le preguntó por tal afición y cómo se preparaba, soltó: "Beba 10 pintas de cerveza la noche antes. Y no dé ni un solo paso las cuatro semanas previas. Asegúrese de poner una advertencia: 'No intente hacer esto en casa".

Joe vino a España tras hundir al grupo, según relató Santiago Auserón, quien compartió muchas noches con el británico en Madrid. Strummer había echado a Mick Jones, la otra figura emblemática. "Se quedó con el mito y se desprendió de lo musical; ese fue su error", se lamentó el ex-Radio Futura. Joe murió a los 50 años. De un fallo cardiaco.  

Una plaza en Granada

De espaldas a la Alhambra, camino del barrio del Realejo, está la plaza Joe Strummer. Pequeña, blanca y con grandes pinos. La inauguraron familiares, amigos y músicos en el 2013. La relación de la leyenda del punk con Granada es más que conocida. En el tema Spanish bombs (dedicada a Federico García Lorca), del disco 'London calling', Strummer canta: "Spanish songs in Granada, ¡oh mi corazón!".