Delafé y Las Flores Azules: pop a pedaladas

El dúo revela a 'Dominical' los secretos de su último disco y del documental 'Ciao Pirla!', que cuenta el viaje en bicibleta de Oscar D'Aniello hasta el lago de Como con las cenizas de su padre

En la azotea de la casa del cantante, un 5º sin ascensor en Ciutat Vella.

En la azotea de la casa del cantante, un 5º sin ascensor en Ciutat Vella. / CARLOS MONTAÑÉS

9
Se lee en minutos
NÚRIA MARTORELL / Barcelona

En la propia casa deOscar D'Aniello, un quinto piso sin ascensor del barrio barcelonés de Ciutat Vella, los integrantes deDelafé y Las Flores Azules charlan de su nuevo y sorprendente doble disco,'De ti sin mí / De mí sin ti'. Y del emotivo documental'Ciao Pirla!' que completa el lanzamiento. Su domicilio es precisamente el punto de partida de esta conmovedora cinta que recoge el viaje iniciático que él emprendió en bicicleta (¡1.369 kilómetros en 12 días!) para sumergir las cenizas de su padre en el lago de Como, en el norte de Italia. En este mismo salón de su casa el músico mostró ante las cámaras hace ya varios meses los dos billetes de tren que compró ilusionado para irse con su padre, antes de que enfermara, a Desio (el pueblo natal de su progenitor y donde reside parte de su familia). Y a ese paradisiaco destino final "irá ahora en primera fila", se consuela en el filme D'Aniello cuando coloca la urna en la cesta de su bicicleta. Lleva puestos los guantes de su padre, los que utilizaba para manejar la silla de ruedas en el hospital.

Durante toda la conversación, al igual que en esta cinta dirigida por el colectivoLa Cafetera, la complicidad que mantiene conHelena Miquel es constante. Inevitable. Nunca han ocultado, ni tampoco explicado, que además de tándem artístico fueron pareja sentimental. Pero en el documental revelan que se casaron ¡ataviados con alegres mallas de ciclista! (ella, con enormes topos colorados, como reina de la montaña). Hasta rescatan imágenes del momento [el enlace tuvo lugar en Sant Mateu, Barcelona, en 2008]. "El tema de la boda salió durante el trayecto de manera natural charlando con José Antonio Hermida [uno de los ciclistas profesionales que le escoltan en algunos de los tramos]. Si estás haciendo una entrevista, es algo que no cuentas -asegura el cantante y compositor-, pero tratándose de un documental sí tiene sentido".

Desnudarse realmente

D'Aniello admite que tenía miedo de preguntarle a Helena si quería que algo tan privado saliera en la filmación. "Pero tanto a ella como a los músicos que también aparecen les planteé: '¿Os queréis meter en esto?, ¿nos desnudamos realmente?'. Y creo que ha quedado muy bien. La putada es que ahora cuando me cruzo con alguien por la calle resulta que conoce muchas cosas de mi vida. Y hay momentos en los que me gustaría vivir en una isla desierta. Hay un punto de exhibicionismo, lo sé. Pero es lo que hemos elegido".

Oscar reconoce, sin embargo, que no siempre lo ha tenido así de claro. "Pero se me pasa rápido cuando alguien me llama y me suelta: 'Gracias, tío, he visto el documental y me estoy planteando muchas cosas. Se me han movido muchos sentimientos que tenía aquí, muy adentro", añade señalándose el corazón. "Entonces me doy cuenta de que he obrado bien. Porque el arte consiste precisamente en eso, en crear movimiento", asegura con la mirada nublada.

Helena Miquel: Cuando vi el primer montaje, las imágenes de laboda, no me pude reprimir y dije: "No, no... Esto es demasiado íntimo, personal". Soy muy reservada. No le veía sentido. Qué shock. Pero luego me di cuenta de que todo encaja.

Oscar D'Aniello:Es que además ahora Helena tiene novio, ¿sabes?

H. M.: No, no, pero no es por eso.

O. D'A.:Bueno, vale. El caso es que todo el mundo sabía que habíamos sido pareja. Además, ha quedado todo muy bien argumentado y cerradito. Es un filme que tiene un carácter universal. Que habla de cosas muy universales.

Durante todo este tour, atravesando los Pirineos y los Alpes, el intérprete filosofa: "Es importante tener objetivos y luchar por ellos. Recomiendo las quimeras, las aventuras. Perseguir los sueños. Lo imposible. Ir hacia lo desconocido". Y, entre pedaleo y pedaleo, llega a conclusiones del tipo: "Todos los túneles se acaban y después, pam, valoras mejor lo que tienes".

O. D'A.: ¿Y acaso hay algo más universal que el amor?

H. M.: Cuando Oscar me propuso casarnos subiendo la montaña en bicicleta, le contesté: "No, no. A mí el día de la boda que me suban en coche". Pero él, siempre tan poético, me replicó que es como una metáfora de la vida. "Subes una cuesta, llegas a la meta y además tienes premio: la boda". Y, naturalmente, después de decirme algo así no tuve otra que contestarle: "Claro, pues de acuerdo".

En 'Ciao Pirla!' el artista recuerda cómo en el cole cantaba tan mal que siempre le enviaban a la última fila. "De ahí surgió luego la idea de que yo me dedicara a frasear en el grupo, mientras que Helena aporta la parte más pop". Relata también que fueDavid Carabén, deMishima (banda con la que él ha tocado la batería), quien le enseñó que cuando uno sube al escenario lo que hay que hacer es "echarle mucho morro".

Pero si existe un secundario estelar en la cinta es su tíoAdolfo D'Aniello, hermano mayor de su padre. Con toda naturalidad explica ante la cámara que cuando este le llamó para contarle su situación le soltó: "Te toca morir a ti, porque eres más viejo". Y que él le contestó sin parpadear: "Estoy disponible". Adolfo D'Aniello es músico profesional. "También se dedica a dar conferencias por el mundo sobre temas como la belleza, la poesía", aclara Oscar durante la entrevista en su casa. Y menuda clase magistral se marca en el filme para explicar cómo la música transforma las palabras en poesía. Ahí va su disertación: "Una canción tiene texto. Entonces, ¿qué es la música? Porque una palabra te dice algo, describe algo. Entonces, ¿qué es la música? La música funciona como emoción de las palabras. Es más que una descripción. Si yo digo 'vaso', aquí se acaba. Pero si yo te canto la palabra 'vaso', puede llegar a ser poesía".

Disco doble

En esta escena, Oscar no da crédito a sus palabras. Y aprovecha para explicarle cómo su discurso encaja perfectamente con el concepto de su nuevo álbum: "Es un disco doble. Dos discos, cada uno con 11 canciones. Todos los textos del A y del B son los mismos, en el mismo orden. Y cada canción está interpretada vocalmente y musicalmente de forma distinta. Así que al final tenemos un disco triste y un disco alegre con las mismas piezas". Su tío le mira complacido y le asegura que tiene suerte de no haber estudiado música. "Hubiera sido un agravante tal que no hubieses hecho nada. En cambio -añade-, tú eres instintivo y sigues tu propia ley. Te coordinas, sabes dónde te equivocas y cómo corregirte. Pero no eres un inducido. No sigues una escuela. Tu creatividad no ha sido frenada por la didáctica ni la teoría. Lo que sabes es tuyo".

Suyo, y de Helena, su cómplice más fiel, que aclara paraDominical cómo fue la génesis del último trabajo de Delafé y Las Flores Azules.

H. M.: El germen de este disco vino con el ejercicio que ya hicimos con el disco anterior. En la canción 'Río por no llorar' ya probamos este juego. Son seis minutos, con una parte de la estrofa que Oscar rapea con una musicalidad muy enérgica, pero luego la pieza da un giro y la misma letra interpretada por mí tiene una intención totalmente distinta. Ahí se empezó a gestar, aunque no fuimos conscientes. De hecho, no lo fuimos hasta que llevábamos compuesta la mitad de este nuevo álbum. Y entonces nos lo marcamos como objetivo. Un disco con 11 canciones decoradas de 22 maneras. Qué diferente te puede llegar un mismo texto, una misma palabra, según los envuelves, según los abordas.

O. D'A.: La misma palabra 'pirla', que mi padre tanto utilizaba, quiere decir algo así como 'capullo'. Ciao, encima, quiere decir a la vez hola y adiós. Por eso me gustó como título del documental: 'Ciao Pirla!' Le pasa lo mismo que al disco: un mismo mensaje puede generar un disco triste o alegre y vitalista.

H. M.: De ahí la idea de que el disco fuera doble. Uno intimista, porque este tipo de música también nos gusta hacerla, y otro más vitalista, sí, más relacionado con nuestras actuaciones, con nuestra seña de identidad. De alguna manera, el primero no hubiéramos podido editarlo solo. Hubiese supuesto un cambio demasiado radical. Pero así es nuestra manera de decir: "Hey, que también nos gusta este otro estilo".

O. D'A.: En este sentido, el productorPaco Loco ha sido clave a la hora de animarnos a dar este paso. Y quiero resaltar que el álbum cuenta con grandes colaboraciones, como las deDani Vega, de Mishima,Nacho Vegas,Sr. Chinarro yEsteban Perles (Bigott). Para mí, este trabajo es en realidad todo un proyecto. Y si incluye dos discos y un DVD es porque ayuda a entender de qué va todo esto. En definitiva, para darnos cuenta de que un mismo acontecimiento en tu vida lo puedes ver tranquilamente de dos maneras: la parte negativa y la positiva. Incluso algo tan impactante como una pérdida te puede ayudar a entender lo importante que es cuidar a los que aún están contigo. Lo que no te mata te hace mejor. Si te pasa algo muy malo, te hará mejorar, ser más fuerte. Esta dualidad es muy importante. Nunca pretendimos que el documental fuese un dramón. Se fue haciendo de manera algo inconsciente. Pero luego empecé a pensar: "Estamos tocando aguas muy pantanosas, cuando nuestro objetivo nunca fue hacer algo lacrimoso". Después de cinco meses encontramos por fin el tono de lo que queríamos transmitir. Y nos dimos cuenta de que, si algo desprende, es amor. Y eso sí que es lo que buscábamos: que destilara pasión, que empujara a correr riesgos. Que contagiara amor.

Hijo en común

Y un amor eterno es lo que se profesan Helena y Oscar cuando se les ve en la cinta. Y durante la entrevista. "Verás, es que venimos de una relación de muchos años. Estuvimos seis conviviendo, y supongo que es inevitable", admite la cantante y actriz.

H. M.: Somos afortunados porque hemos podido superar las barreras y llegar al entendimiento. Somos dos personas que han vivido unidas, se han separado y han logrado seguir trabajando juntas en un proyecto. En situaciones así las opciones son o la ruptura o la confianza plena, nuestra opción. Nos queremos. Nos apoyamos. Nos entendemos. Y esto se nota.

Noticias relacionadas

O. D'A.: Nos separamos, pero teníamos un hijo en común: el grupo. Un proyecto que nos obligaba a seguir viéndonos. Sin él no tendríamos la relación que tenemos ahora. Es como una pareja que se divorcia y por el bien de su hijo mantiene una relación preciosa. Hemos tenido suerte porque hemos sabido reconducir la situación. Nos separamos y al cabo de un mes a mi padre le detectaron el cáncer. Así que el luto del amor... Fue como decir "a otra cosa, mariposa". Y ella, que siempre me aporta mucha estabilidad, me dijo: "Estoy aquí. Para lo que quieras. Aquí estoy".

No pueden concebirse Sin ti. Sin mí.

Temas

Dominical