PAISAJE CON FIGURAS

El pensador espectáculo

Eloy Fernández Porta presenta su libro 'En la confidencia. Tratado de la verdad musitada' de la mano de su amigo y exprofesor Rafael Argullol

Rafael Argullol, a la izquierda, y Eloy Fernández Porta, en la presentación del libro de este último.

Rafael Argullol, a la izquierda, y Eloy Fernández Porta, en la presentación del libro de este último. / ELISENDA PONS

3
Se lee en minutos
Ramón de España

Mientras Elisenda los inmortaliza con su cámara, contemplo a la pareja de amigos y vecinos que tengo delante y pienso que forman parte de mi paisaje humano desde hace un montón de años. A Rafael Argullol (Barcelona, 1949) me lo suelo cruzar por la calle; generalmente, en la Rambla de Catalunya y en invierno, que es cuando luce su mejor aspecto de flaneur meditabundo gracias a un abrigo de color marrón claro con el cuello subido y unos bolsillos en los que siempre lleva metidas las manos.

Acostumbro a saludarle e intercambiar una breve conversación, pero a veces lo dejo pasar sin dar señales de vida: algo me dice que su cerebro anda cazando instantes y más vale no distraerlo. A Eloy Fernández Porta (Barcelona, 1974) suelo encontrármelo en interiores: librerías, galerías de arte, inauguraciones varias... Siempre que me lo cruzo me viene a la cabeza Raskolnikov, el protagonista de Crimen y castigo: hay algo en su físico de intelectual ruso atormentado que me lleva a asignarle sus rasgos, no sé muy bien porqué, al personaje de Dostoievski.

En la Calders

Es jueves por la tarde, en la calle llueve y estamos en la magnífica librería Calders, donde Rafael presentará el nuevo libro de EloyEn la confidencia. Tratado de la verdad musitada. Observo que Rafael va de negro y Eloy, de blanco nuclear. Se lo comento a Eloy, pues siempre lo he visto vestido en tonos oscuros, y me dice que la cosa está relacionada con la performance que protagonizará después de la presentación.

Recuerdo entonces que Jordi Costa lo rebautizó como El pensador espectáculo y siento crecer mi admiración por él: no solo escribe libros como Eros (Premio Anagrama de ensayo) y Emociónese así (Premio Ciutat de Barcelona), sino que es un devoto del spoken word y de las puestas en escena alternativas, aunque no debería extrañarme, teniendo en cuenta que el pensamiento expresado en todos sus libros tiene una pata puesta en la filosofía clásica y otra en la cultura popular más reciente.

Argullol alaba el nuevo libro de su amigo y ex alumno y cita al padre de éste, Paco Fernández Buey (Palencia, 1943 - Barcelona, 2012), pensador comunista de referencia cuyo hijo ha heredado la manía de pensar, pero no la ideología. Dice que es un libro raro, y doy fe de que lo es, aunque ahí está su gracia: en la mezcla de elementos aparentemente dispares que, en el fondo, no lo son tanto, en un arsenal de citas que va de la diosa egipcia Isis a Blade runner, en la original y oportuna reflexión sobre el secreto, la confidencia y hasta el chisme como conceptos más importantes y relevantes de lo que parecen. Tras citar un par de cuadros de esos que solo ha visto él, Argullol hace hincapié en la importancia del rumor en la vida social, aduciendo que el rumor engloba ese secreto y esa confidencia de los que habla Eloy. A mí, el concepto que más me interesa del libro es la noción de secreto como una forma de poder: el secreto desvelado conduce a la debilidad.

Un regalo

Noticias relacionadas

Y empieza una performance para la que, lo reconozco, nada me había preparado. Convertido en animal escénico, el pensador espectáculo monta un teatrillo relacionado con los conceptos de secreto y confidencia en el que interpreta varios papeles recurriendo a sencillos cambios de hoodie o a unas gafas y un peluquín.

Unas partes -las más humorísticas- funcionan mejor que otras, pero lo que pasma es la entrega del pensador a la puesta en escena de lo que piensa. Ahí hay un dramaturgo y un actor, identidades que el pensador regala a la audiencia sin molestarse ni en pasar la gorra. Realmente, ese hombre que escribe libros raros es un pensador de acción, valga el aparente oxímoron.

Temas

Libros