Ir a contenido

LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA

Aclarar el horror

La muestra itinerante 'Los 13 pilares de la educación sobre el Holocausto' desmiente los falsos tópicos sobre el genocidio judío

QUIM GARCÍA
BARCELONA

El Holocausto fue un genocidio más, que solo sucedió en la Alemania nazi y que fue perpetrado por Hitler y cuatro fascistas. Este y otros alsos mitos sobre la limpieza étnica más atroz jamás contada --la maquinaria nazi exterminó dos tercios de los judíos europeos, entre ellos millón y medio de niños-- son los que pretende romper la exposición Los 13 pilares de la educación sobre el Holocausto.

La muestra itinerante, que ha pasado por La Casa Elizalde (València, 302) y que a partir de ahora recorrerá otros distritos de Barcelona y numerosas localidades catalanas, es una de las primeras que se han hecho en Catalunya sobre el genocidio del pueblo judío. Para el comisario de la exposición y profesor de Ciencias Políticas de la Universitat de Barcelona, Xavier Torrens, el objetivo inicial fue «impulsar la educación sobre el Holocausto». El resultado ha sido una exposición que nació con la vocación de enseñar a los visitantes las vicisitudes que sufrió la comunidad hebrea europea entre la década de los años 30 y el final de la segunda guerra mundial.

«Quería explicar de una manera muy didáctica los pilares fundamentales del Holocausto y que los ciudadanos tuvieran toda la información de una manera muy estructurada, con muchos ejemplos e ilustraciones», asegura Torrens, un sociólogo que ha tenido el apoyo de la asociación B'nai B'rith, una agrupación filantrópica fundada en 1843 en Nueva York y cuya delegación catalana, nacida en 1979, ha organizado la exposición.

En esta primera aproximación a los barceloneses, la reacción de los visitantes ha sido positiva, tal como corrobora la directora de La Casa Elizalde, Miriam Alcaraz: «La muestra ha funcionado muy bien, estimamos que la han visto más de 600 personas y más de 120 han asistido a la conferencia que se organizó con motivo de la inauguración».

A partir de ahora, la exposición se podrá ver en diversos lugares de Barcelona, el próximo será la Oficina de Preinscripció Universitària, en el distrito de Ciutat Vella. Posteriormente, también visitará institutos, universidades y centros cívicos de Catalunya.

COMUNIDAD CRECIENTE // La comunidad judía barcelonesa es, junto con la alemana, la única que ha crecido en los últimos años. Según indica Torrens, una de las causas ha sido una ola migratoria que se produjo durante la primera década de este siglo procedente del Cono Sur latinoamericano a causa de la crisis económica de países como Argentina.

En la actualidad, para Aaron Azagury, miembro de B'nai B'rith, la comunidad judía de Barcelona, ésta es «bastante variada». «Cada uno tenemos nuestras costumbres, unos son más ortodoxos y otros, más liberales», afirma Azagury, que añade: «Contrariamente a la creciente idea general no formamos una piña muy unida».

Pero aún hay prejuicios sobre este colectivo: «La gente piensa que los prejuicios antisemitas están erradicados en España, pero eso no es cierto, todavía hay que seguir educando para conseguir una sociedad más fuertemente democrática», concluye Torrens.