Ir a contenido

UNA historia de HORTA-guinardó... Mas Guinardó

Una masía con historia acoge a los vecinos

El Mas Guinardó se construyó en el siglo XIV y fue un lugar estratégico en época de guerras

BEATRIZ PÉREZ
BARCELONA

En la zona más alta del distrito de Horta-Guinardó, se encuentra uno de los edificios más antiguos de Barcelona: Mas Guinardó, cuyas primeras referencias históricas datan del siglo XIV, y que, según una antigua leyenda («alejada de la realidad», afirma el historiador Joan Corbera), habría sido propiedad del célebre bandolero Perot Rocaguinarda.

Rodeado de una pequeña plaza repleta de bancos y árboles, el edificio Mas Guinardó es en la actualidad (y tras las reformas iniciadas en 2007) un casal d' entitats orientado a dar apoyo al vecindario del distrito. El objetivo es dinamizar las asociaciones del barrio, potenciar sus actividades y favorecer el contacto intergeneracional e intercultural desde un lugar privilegiado: lo alto de la calle de Maspons i Labrós, en donde, tras los rascacielos de Barcelona, se ve el Mediterráneo, tan azul y luminoso en los días claros de verano.

Tropas sitiadas

Precisamente su situación geográfica hizo que el Mas Guinardó tuviera un papel importante durante los asedios que sufrió la ciudad en los siglos XVII y XVIII. Así, el jefe de las tropas sitiadas se instaló en este punto de tan buena visión para poder dirigir las operaciones militares. Fue el 11 de octubre de 1652 cuando los consellers de Barcelona subieron al Mas Guinardó a presentar la rendición de la ciudad a Juan de Austria. Se ponía fin, de este modo, a la Guerra dels Segadors que afectó a gran parte de Catalunya entre 1640 y 1652.

La casa y las tierras de Mas Guinardó fueron durante siglos propiedad de diferentes familias nobiliarias. En el siglo XIX la hacienda todavía se dividía en dos partes, hasta que la compró en 1894 el comerciante Salvador Riera i Giralt quien, tres años después, decidió unificar ambas zonas. Nacía así lo que se puede considerar el actual Mas Guinardó.

Salvador Riera quiso además hacer de la nueva urbanización un enclave atractivo teniendo en cuenta que el número de habitantes de Guinardó aumentaba rápidamente. Por eso, en 1906 se fundó la Asociación de Propietarios de Guinardó, de cuyas reivindicaciones la comisión de Fomento del Mas Guinardó en seguida se convertiría en principal impulsora. Es decir, el funcionamiento del edificio pronto comenzó a estar ligado a las actividades y demandas del vecindario. Hasta hoy que, inaugurada en marzo de este año, la construcción pasó a llamarse Casal de Entitats Mas Guinardó.

Rehabilitación

Gracias a un convenio firmado en el 2007, el histórico edificio se rehabilitó (respetándose, eso sí, la fachada de la casa, con estucados modernistas), ampliado y renovado hasta convertirse en el actual casal d'entitats que es ahora y que, según su directora, Doris Boira, empezará a funcionar a «principios de septiembre». «Su programación cultural y social vendrá marcada por las necesidades y propuestas del tejido asociativo del barrio», añade. Unas 50 entidades conforman el casal y desarrollarán actividades relacionadas con ámbitos como el ocio infantil y juvenil, la salud, la tradición y la memoria histórica, la participación y la comunicación, y la ecología. El casal, con una superficie útil de 1.870 metros cuadrados y 1.130 dedicados a terrazas y balcones, ya posee las instalaciones necesarias; ahora solo le falta ponerse a funcionar.

0 Comentarios
cargando