Ir a contenido

RESUMEN BRASIL - COSTA RICA MUNDIAL 2018

Coutinho salva a Brasil ante Costa Rica y Neymar rompe a llorar

La selección de Tite, que mejoró en la segunda parte, marcó sus dos goles en el tiempo añadido

Marcos López

Neymar llora nada más acabar el partido en San Petesburgo ante Costa Rica.

Brasil Brasil 2 Cerrado - 0 Costa Rica Costa Rica

BRASIL COSTA RICA EN DIRECTO

22 de junio del 2018 · 14:00h

Coutinho llegó desde atrás para tranquilizar a Brasil, a la deprimente Brasil de Tite que vió a un desquiciado y desesperado Neymar. El que marca las diferencias en la 'seleçao' en este Mundial es Coutinho y no Neymar, a quien el VAR dejó en evidencia por un piscinazo que el árbitro Kuipers sí había señalado penalti. Por vez primera quedaron atrapados los tramposos en un claro mensaje de que esto no se tolerará. Una vez revisada la jugada, el VAR fue justo y dictaminó que no existía la pena máxima. En el tiempo añadido, con Brasil al borde del colapso, llegaron los dos goles, prueba de lo mal que lo pasó. De ahí, que Neymar llorara desconsoladamente nada más acabar el partido tras soportar 97 minutos llenos de tensión, con Costa Rica ya fuera del Mundial.

Un balón colgado por Marcelo desde la banda izquierda fue descolgado por Firmino gracias a un preciso cabezazo. Entonces, la pelota llegó a Gabriel Jesús, quien quiso controlarla, pero ese error acabó siendo decisivo. Llegó Coutinho irrumpiendo en el área con velocidad y, sobre todo, con enorme precisión (soltó un fulgurante punterazo) para firmar un gol tranquilizador en una Brasil que cambió de la depresión de la primera mitad a la agitación de la segunda con Douglas Costa.

Horrible primera parte

No apareció Brasil. Al menos, en la primera mitad. No se vio nada de lo que era antes de llegar a Rusia. Fue, de nuevo, un equipo aburrido, que tuvo el balón, aunque no supo qué hacer con él. Mucha posesión, pero poco peligro, el reflejo de lo que es este triste Brasil de Tite. Tardó, además, 20 minutos en entrar en el partido siendo Neymar, que recibió tres faltas en esa fase del encuentro, el único jugador que lo intentó. Fueron solo unos momentos, un falso espejismo porque después regresó a la mediocridad.

Estuvo impotente el delantero del Paris SG porque Costa Rica, en un enorme ejercicio defensivo, lo ahogó. A Brasil, también. Ni rastro en esa primera mitad tampoco de Coutinho, desconectado del balón y, por supuesto, del juego. Paulinho, además, fue intranscendente, al igual que ocurrió con Casemiro. No había creación ni arte alguno en el juego brasileño.

No resulta nada casual que la mejor ocasión del primer tiempo recayera en los pies de Celso Borges, el centrocampista costarricense del Deportivo. Se asomó en solitario al área de Alisson pero su disparo se marchó fuera. Marcelo era el jugador más peligroso de Brasil. En ataque, suyo fue el único disparo (m. 40) y con la pierna derecha, suyo fue el boquete atrás donde Costa Rica le hizo daño castigándole la espalda.

Todo cambió con Douglas Costa

En la segunda parte todo cambió. Entró Douglas Costa en el costado derecho del ataque y Brasil se agitó porque tenía, finalmente, dos alas. A partir de ahí aparecieron las mejores ocasiones de la ‘seleçao’. Un cabezazo de Gabriel Jesús al larguero, un disparo de Coutinho, salvado en el último suspiro por la pierna de Gamboa, mientras Neymar, en un envenenado tiro en el corazón del área costarricense, topaba con el felino Keylor Navas.

El partido se le hizo largo a Costa Rica porque estaba hundida cerca del portero del Madrid sin respuestas en unos momentos enloquecidos. Tite rectificó el planteamiento defensivo con la entrada de Diego Costa, al inicio de la segunda mitad, y después con la inclusión de Firmino. Con todos los delanteros que tenía porque se le acababa el tiempo. Esos cambios reactivaron a la 'seleçao'.

Desperdiciados los primeros 45 minutos le tocaba correr (y jugar mejor) a Brasil. Neymar entró en juego con un Coutinho más liberado, pero entre Keylor Navas y su falta de acierto le enemistaron con el gol. Se ve que no está fino porque le falta chispa, electricidad y, sobre todo, desborde. O sea, no es Neymar. Tuvo que aparecer Coutinho para calmar a un equipo que no encontraba su sitio en la primera parte. Tan mal lo pasó Neymar que acabó arrodillado, llorando a lágrima viva, incapaz de ser consolado por sus compañeros, justo después de marcar el 2-0.

Lágrimas de desahogo

"Nadie sabe lo que pasé para llegar hasta aquí. Nadie", gritó después de secarse ese mar de lágrimas que inundaron ese rostro después de ganar, y con enorme sufrimiento, el segundo partido de la fase de grupos del Mundial de Rusia. No, no era la final. "Hablar, hablan todo. Ahora hacer, lo hacen pocos", clamó entonces la estrella del Paris SG aliviado como si se hubiera quitado el peso de 200 toneladas.

"Neymar estuvo tres meses y medio parado. Él es un ser humano, necesita tiempo para volver a su mejor forma. Pero antes de eso necesita también un equipo fuerte, que no tenga que ser dependiente de él", confesó Tite.

A la espera de que llegue Neymar, siempre queda Coutinho para sostener a Brasil.

La ficha del Brasil - Costa Rica (2-0) 

Brasil: Alisson (5), Fagner (4), Thiago Silva (6), Miranda (5), Marcelo (5), Casemiro (4), Paulinho (5), Willian (4), Coutinho (8), Neymar (6) y Gabriel Jesús (5).

Cambios: Douglas Costa (7) por Willian (m. 46), Firmino (6) por Paulinho (m. 67), Fernandinho (s.c.) por Gabriel Jesús (m. 90).

Entrenador: Tite (6).

Costa Rica: Keylor Navas (7), González (5), Acosta (4), Duarte (6), Gamboa (6), Oviedo (5), Borges (6), Guzman (5), Venegas (6), Bryan (4) y Ureña (5).

Cambios: Bolaños (4) por Ureña (m. 54), Francisco Calvo (5) por Gamboa (m. 74), Tejeda (s.c.) por Guzmán (m. 83)

Entrenador: Óscar Ramírez (5).

Goles: 1-0. Coutinho (m. 90), 2-0 (Neymar, m 90)

Árbitro: Bjorn Kuipers (4) (holandés).

Tarjetas amarillas:  Neymar (m. 81), Coutinho (m. 81), Acosta (m. 82).

0 Comentarios
cargando