EUROCOPA

Rodri, el increíble caso del jugador que no sabía perder: 80 partidos y una derrota

Desde el 28 de marzo de 2023, el madrileño ha jugado 80 partidos con el City y la selección y solo perdió uno de Copa ante el Manchester United.

Rodri, en una jugada de la semifinal ante Francia

Rodri, en una jugada de la semifinal ante Francia / Pablo Garcia/RFEF

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

A Rodrigo Hernández Cascante todos les escuchan cuando habla. No eleva el tono ni es agresivo en su lenguaje. Apenas usa tacos. No es un líder a la antigua usanza. Rodri es el más futbolero de una selección en la que gusta mucho el fútbol.

“A ver, los del fondo, que habéis llegado los últimos y no paráis de enredar”, les dijo un día a Nico y Lamine, que la andaban armando durante una charla. Rodri es discreto, no es de hablar mucho en el grupo, pero cuando habla todos callan. En las distancias es socarrón, pero siempre manteniendo las distancias. Para muchos de sus compañeros es incompresible que el mediocentro del Manchester City no sea un firme candidato al Balón de Oro. No es hombre de marcar goles, pero anotó el que le dio a los citizens su primera Copa de Europa.

80 partidos y una derrota

Pero por encima de todo hay un dato absolutamente extraordinario en un jugador que juega en la élite del fútbol europeo y mundial. De los últimos 80 partidos que ha jugado el madrileño ¡ha perdido uno! Una cifra increíble que define la importancia de un jugador sobre el que gravita todo el juego de su equipo y de la selección.

Como confirma a este medio Pedro Martín, el hombre de los números en la cadena COPE, desde la derrota con Escocia, que se produjo el 28 de marzo de 2023, Rodri ha jugado 80 partidos: 18 de la temporada 2022-23 (16 City y dos con España con 14 victorias y 4 empates) y 62 de la temporada 2023-24 (50 con el City y 12 con España con 49 victorias, 12 empates y 1 derrota). La única derrota de Rodri en estos 80 encuentros se produjo con el United en la final de la FA Cup, la Copa inglesa.

'Guardiolización'

La noche de los partidos, Rodri aún encendido por la adrenalina del juego se encierra en su habitación solo a repasar el encuentro para tomar nota de cosas a corregir, no solo suyas, también del equipo. El mediocentro ha sufrido una ‘guardiolización’ durante estos años de convivencia con el técnico de Santpedor. Rodri y Pep, el mediocentro táctico por excelencia durante su etapa como jugador, conversan mucho sobre el juego posicional y las alternativas de juego en los diferentes contextos. Rodri es un futbolista con una enorme curiosidad táctica que ha trabajado mucho su técnica para poder desempeñarse en una posición de tanta importancia estratégica.

El madrileño, a sus 28 años, vive su esplendor futbolístico, en el que mezcla la madurez y una ambición que dispara las prestaciones del equipo en el que juegue. Conquistó su primera Champions con un gol suyo, y en España comparte el brazalete de esta selección de la generación Z ordenando el tráfico en la medular junto a un jugador del que siempre estuvo enamorado futbolísticamente: Fabián. El sevillano es su complemento perfecto, otro ‘pelotero’ que ha madurado notablemente con sus experiencias en Nápoles y París. Un zurdo al que Rodri anima a que acompañe la jugada cuando él se queda, o que se quede que él acompaña la jugada. Dos futbolistas que se entienden con una mirada.

Capitán sin brazalete

Al descanso del partido ante Francia tres jugadores españoles habían corrido más que N’Golo Kante, el maratoniano centrocampista francés. Eran Rodri, Fabián y… Morata. Por este orden. A la conclusión, Rodri compareció ante los medios y felicitó a Lamine, pero no por el gol majestuoso del empate… “Estoy muy orgulloso de Lamine por su compromiso defensivo, el partido tan completo que ha hecho y sus ayudas constantes”, apuntó en su elogio al niño de 16 años que ha revolucionado el fútbol europeo en Alemania.

El madrileño está siendo decisivo, hasta el punto de anotar el gol que devolvió la calma a España en el único encuentro que se le había puesto cuesta arriba antes del duelo con Francia. Su gol desde el borde del área con la izquierda ante Georgia, que celebró con mucha rabia, fue acompañado de un recital de gestos pidiendo calma y cabeza a los suyos cuando el marcador estaba en contra y aparecían los nervios y las prisas.

Probablemente no se contará con él para el Balón de Oro porque, como dice su compañero y amigo Álvaro Morata “le falta marketing”. Pero no hay un jugador que se acerque a ese dato estratosférico: 80 partidos y una sola derrota. Aunque el más importante siempre sea el siguiente. Solo que esta vez además es cierto. Rodri, el jugador que no sabe perder, jugará el domingo la final de la Eurocopa.  

TEMAS