Entrevista con el técnico perico

Entrevista con Manolo González, entrenador del Espanyol: "Me llamaban autobusero en tono despectivo; yo soy un currante, nadie me ha regalado nada"

El técnico perico charla con EL PERIÓDICO horas después del apoteósico regreso a Primera.

La celebración del ascenso del Espanyol: "Es el día más grande de mi vida".

Un Espanyol mágico vuelve a Primera y desata el éxtasis en los pericos.

Los jugadores del Espanyol mantean al técnico Manolo González tras conseguir el ascenso, el domingo en Cornellà.

Los jugadores del Espanyol mantean al técnico Manolo González tras conseguir el ascenso, el domingo en Cornellà. / RCDE

Raúl Paniagua

Raúl Paniagua

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Llegó al banquillo perico el pasado 12 de marzo en sustitución del denostado Ramis. Jamás había entrenado en la categoría profesional, pero pronto cambió la dinámica del grupo. Optimista, ganador y convincente como pocos, selló este domingo el objetivo. Condujo al Espanyol a Primera y causó el éxtasis de todos los pericos, que ahora piden una continuidad que parece complicada. Horas después del éxito, Manolo González (Folgoso do Caurel, Lugo, 45 años) charla sin tapujos desde su casa en Mataró con EL PERIÓDICO.

¿Cómo lleva la resaca? La ocasión merecía una buena fiesta. 

Nada, estoy relajadísimo. Ya me he retirado de estas cosas. Ya me he cortado la coleta. Estaba reventado después del partido. Fue una locura, una burrada de día, una cosa de locos. Todo ha ido muy rápido, aún lo voy procesando. 

¿Cuántos mensajes ha recibido? ¿Le ha hecho especial ilusión alguno?

Tengo el móvil a reventar. Habré recibido unos 500 mensajes de whatsapps y llamadas. Y los que siguen llegando. Me hizo mucha gracia una felicitación de Ander Garitano. También de Unai Emery, Gerard Moreno, Mariano (el exdelantero del Madrid)… Buena gente. 

"Han sido tres meses de mucho sufrimiento. La presión por subir ha sido terrible, ya estoy vacunado para siempre"

Este domingo cumplía 104 días en el banquillo perico, algo más de tres meses. Han sido 16 partidos con 6 victorias, 9 empates y una derrota. ¿Con qué se queda?

Han sido tres meses muy exigentes, de mucho sufrimiento, con salidas a campos complicados y un calendario terrible. Recuerdo, por ejemplo, el partido en Burgos, que fue durísimo. La presión por subir ha sido terrible, ya estoy vacunado para siempre. La Liga en Segunda es muy dura, pero también muy intensa. Todo ha ido muy rápido, pero ha sido muy bonito y me da un plus enorme para el futuro.

Manolo González festeja el ascenso en el estadio perico.

Manolo González festeja el ascenso en el estadio perico. / RCDE

¿Ha sido más difícil subir de lo que esperaba?

Yo esperaba subir directo, un poco más tranquilo, pero sabía que el camino podía ser largo. Al final lo hemos conseguido, pero aún no he logrado que el equipo juegue al 100% como yo quiero. Sabía que me faltaba tiempo, pero acabé feliz. Descansado. La tarde-noche del ascenso la recordaré toda mi vida. Es el día con mayúsculas, con todas las letras. Eso ya nadie me lo va a quitar, lo voy a tener para mí hasta que me muera. 

"Ya sé que no vengo del Bayern de Múnich, pero me llamaron ‘mediocre’. Me dolió mucho, es algo que jamás diría a nadie"

¿Le ha dolido algún tipo de crítica?

Sí. Voy a ser claro. Que me digan ‘Manolo eres muy malo’ o ‘Manolo, que no te enteras’ me da igual. Lo que me sentó fatal fue la palabra "mediocre". Es muy despectiva, es algo que jamás diría a nadie. Es una falta de respeto muy bestia. Al final el tiempo pone a cada uno en su lugar y así ha sido. Yo entiendo que la gente se queje, pero no tolero las faltas de respeto. Ya sé que no vengo del Bayern de Múnich, pero me dijeron mediocre. Eso me hizo muchísimo daño. 

¿Quién le dijo eso?

Yo no tengo redes sociales, para mí es lo peor que le ha podido pasar al fútbol y a la vida. No quiero saber nada de ellas. De eso me avisó un amigo mío, que fue segundo entrenador conmigo hace tiempo. Me comentó que lo había leído por internet, le molestó mucho y me lo dijo. Las faltas de respeto hoy en día están demasiado autorizadas. No se deberían permitir, deberían ser denunciables. O por lo menos si hay una persona que te insulta que sepas quién es.

¿Qué canales utiliza para informarse?

Me crean o no, durante estos tres meses dije hasta en mi casa que no me comentaran absolutamente nada de lo que se decía de mí. Ni en radio, ni prensa ni en twitter. No quería saber nada, sabía que me podía condicionar, que me podía envenenar. Todo lo que sé es por comentarios de amigos.

"Yo no tengo redes sociales ni quiero saber nada de ellas. Es lo peor que le ha podido pasar al fútbol. Y a la vida"

¿Le molestó que dudaran de usted por su escasa experiencia?

Por desgracia España es un país de estereotipos y en el fútbol también ocurre. Hay jugadores y entrenadores de Primera RFEF que si les dieran la oportunidad de estar en Segunda A o incluso en Primera rendirían. Miren a Fermín en el Barça. Pero siempre existe la tendencia a ir a lo seguro, lo que no siempre funciona. Yo defiendo el rendimiento, la vida es rendimiento, lo que vale es lo que tú has hecho.

Manolo González, el técnico del Espanyol, festeja con la afición perica el ascenso a Primera tras ganar al Oviedo.

Manolo González, el técnico del Espanyol, festeja con la afición perica el ascenso a Primera tras ganar al Oviedo. / @RCDEspanyol

También se hicieron bromas con su antiguo trabajo como conductor de autobuses. 

Otra tontería. Para ganarte la vida hay que trabajar, parece que sea algo malo, algo indigno. Me llamaban autobusero como algo despectivo. Es un puesto de trabajo. Yo soy un currante. El que me quiera insultar con eso lo tiene jodido. Lo dejé hace siete años y ahora soy entrenador al 100%. He entrenado en todas las categorías menos en Primera. Nadie me ha regalado absolutamente nada. 

"El contrato es hasta ahora. A partir de ahí no se dijo lo que iba a pasar. Ni blanco ni negro. Yo me quiero quedar, pero es una decisión de dos partes. No tendría sentido volver al filial"

Como futbolista también llegó a jugar en la selección catalana con 15 años. 

Sí, era extremo en el Martinenc y llegué a coincidir con Gerard López, Gabri, De Lucas… Sufrí una lesión grave con 21 años, pero no habría llegado a nada, ya no tenía recorrido. Preferí dedicarme a entrenar. 

Manolo, junto a sus jugadores, después de eliminar al Sporting en las semifinales del playoff.

Manolo, junto a sus jugadores, después de eliminar al Sporting en las semifinales del playoff. / RCDE

Los jugadores pidieron su continuidad durante la celebración del ascenso. ¿Qué siente?

Que los jugadores valoren tu trabajo es lo más bonito que hay. Que te quieran, que confíen en ti. Han sido tres meses con muy poco margen de prueba y error. Costó mucho sacrificio, lo pasamos muy mal en Oviedo en aquellos 10 minutos después de su gol, pero al final conseguimos el objetivo. 

¿Dónde se ve la próxima temporada? ¿Ha hablado ya con Garagarza?

Yo noto que la gente me quiere. Tengo que hablar con los jefes esta semana. El contrato es hasta ahora, hasta el final de esta temporada. A partir de ahí no se dijo lo que iba a pasar. Ni blanco ni negro. Yo me quiero quedar, pero es una decisión de dos partes y se tiene que hablar. Pero es verdad que no tendría sentido volver al filial. No me veo ahí.