Tablas en el Johan

El Barça logra un empate de oro ante el Córdoba que deja abierto el ascenso (1-1)

El conjunto dirigido por Rafa Márquez deberá sentenciar la eliminatoria el próximo fin de semana en Andalucía. Solo le vale ganar para subir a Segunda.

Marc Guigu durante el partido ante el Córdoba

Marc Guigu durante el partido ante el Córdoba / FC Barcelona

El Periódico

El Periódico

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El Barça lo tiene de cara para sentenciar el ascenso. El conjunto de Rafa Márquez consiguió evitar una derrota cruel ante el Córdoba y se llevó un empate de oro (1-1). En el Johan Cruyff, los culés fueron de menos a más y terminaron recibiendo una suculenta recompensa que deja todo abierto para el partido de aquí a una semana donde se sellará el billete a Segunda División.

La primera que tuvo el Córdoba la metió dentro. Alberto Toril remató de cabeza dentro del área pequeña para poner el 0-1 en su primera llegada al área culé. Fue un golpe duro, que dejó desorientado al conjunto dirigido por Márquez. Los azulgranas vieron cómo se les iba escapando el partido entre los dedos tras el tanto del equipo andaluz, pero no se rindieron. Pese a que los primeros minutos después del varapalo fueron complicados, poco a poco se fueron recuperando los locales. Las acciones pasaron de llegar en cuentagotas a caer en tromba ya instalados en el segundo tiempo.

Los 5.141 espectadores que disfrutaron del encuentro, en la mejor entrada en un partido del Barça Atlétic en el Johan esta temporada, vibraron con la rebelión. El Barça mereció muchas de un encuentro donde acabaron dominando. Se acercaron, hasta instalaron, en el área rival, pero el balón no quería entrar. Yo lo podía intentar Casadó desde la frontal para encontrar hueco como en combinaciones exquisitas de los delanteros culés, no hubo manera.

Hasta que faltaban instantes para que se terminara el encuentro. Faye sacó el balón limpio en defensa, Dani Rodríguez hizo de las suyas por la izquierda para terminar sirviendo un balón precioso a Pocho que la reventó contra la red. La euforia estalló en el feudo culé, donde todos eran conscientes de que todo se decidirá en Córdoba.